Tendencias y riesgos emergentes en el futuro del sector de la construcción

Tendencias y riesgos emergentes en el futuro del sector de la construcción

publicado en: Gestión de Riesgos | 0

 

El sector de la construcción es uno de los grandes dinamizadores de la economía global. Ha cambiado dramáticamente en los últimos años. Pero se estima que seguirá creciendo a un ritmo medio del 4,2% hasta, al menos, 2025, cuando generará más de 10 billones de dólares. Sin embargo, también el sector también ha ganado en complejidad. Estos son los riesgos a los que se enfrenta el mercado de la construcción en los próximos años.

 

Willis Towers Watson Construction Risk Index

New Call-to-action

 

Nuevos actores y nuevos mercados. El auge de megaproyectos de infraestructuras. Inversiones a escala internacional y la globalización de la industria. Un marco regulatorio que todavía no aporta la certidumbre necesaria. Para definir con mayor detalle la complejidad y los riesgos a los que se enfrenta el sector de la construcción, Willis Towers Watson ha elaborado el Construction Risk Index.

Para ello, ha pedido a 350 directivos ejecutivos del sector que identifiquen y clasifiquen por orden las mayores amenazas que, consideran, se ciernen sobre sus compañías en la actualidad y las que ganarán fuerza en el futuro a medio y largo plazo. Una vez identificadas las grandes tendencias, los mismos directivos han trabajado en definir los riesgos derivados de cada una de ellas. Y estos han sido los resultados.
 

Cinco tendencias en el futuro de la construcción

 
En base a las respuestas de los ejecutivos, el informe recoge cinco megatendencias que tienen impacto en el presente y lo seguirán teniendo en el futuro.

Los directivos identifican la inestabilidad geopolítica y cambios en el marco regulatorio como la tendencia con mayor potencial de impacto en el negocio

  1. Inestabilidad geopolítica y cambios en el marco regulatorio. Los directivos la identifican como la tendencia con mayor impacto en la actualidad y mayor potencial de impacto futuro.
  2. Gestión de la mano de obra y optimización del talento. La competitividad del sector depende directamente de su mano de obra.
  3. Retos del modelo de negocio y de estrategia. La globalización del mercado impone una serie de retos estratégicos en el sector.
  4. Riesgos resultantes de la digitalización y las nuevas tecnologías. La innovación presenta grandes oportunidades, pero, para los directivos, también entraña importantes riesgos.
  5. Modelos empresariales complejos en un escenario global. Las diferentes culturas de trabajo y sistemas de adjudicación entre países y regiones añaden complejidad al mercado.

 

Y diez grandes riesgos

 

Derivadas directamente de las cinco megatendencias, los directivos participantes en el Construction Risk Index identificaron diez grandes factores de riesgo. La digitalización y el auge de las nuevas tecnologías es la tendencia que más riesgos genera. Estos son los más importantes, ordenados de mayor a menor impacto.

1. Cambios adversos en la financiación pública, las políticas y las prioridades de los gobiernos. Existe una estrecha relación entre el sector, el gasto público y el impacto de la normativa. Es un riesgo destacado en todas las regiones a excepción de América del Norte.
 
2. Amenaza de competidores nuevos y emergentes. Los tres retos siguientes tienen que ver con el modelo de negocio y la estrategia. La aparición de nuevos actores y la aceleración de los ciclos de negocio fuerza a las empresas a adaptar sus estrategias y a diseñar modelos más eficientes. “La creciente competencia en la adjudicación de proyectos en países más estables ha obligado a las compañías a explorar nuevas oportunidades en las regiones con riesgos y dificultades añadidos”, sostiene el informe.
 
3. Disponibilidad de capital, financiación y liquidez. Por otro lado, la dependencia de la financiación pública para las grandes obras es innegable en el sector. Aunque muchos gobiernos parecen dispuestos a fomentar la construcción como motor del crecimiento económico, una cosa es realizar promesas sobre el gasto y otra mantenerlas promesas. Las dificultades a la hora de conceptualizar y capitalizar proyectos añaden incertidumbre en el futuro del sector.
 
4. Incertidumbre e inconsistencia del escenario macroeconómico. La inestabilidad del escenario macroeconómico mundial se une a los dos riesgos anteriores. Si bien los mercados emergentes presentan más oportunidades de negocio, la inestabilidad de sus gobiernos y las amenazas a la seguridad nacional en algunos de ellos pueden ser asimismo factores preponderantes.
 
5.Excesiva dependencia de los sistemas informáticos fundamentales/fallos de los mismos. La construcción tiene que gestionar cambios que quedan fuera de las fronteras del sector como, por ejemplo, los tecnológicos. Las nuevas tecnologías ofrecen oportunidades de progreso (sensores, análisis de datos, realidad aumentada a lo largo de la cadena de valor…), pero los ejecutivos se muestran preocupados por la creciente dependencia de los sistemas informáticos. Un fallo imprevisto o mal gestionado puede poner en jaque todo el negocio.

La construcción tiene que gestionar cambios que quedan fuera de las fronteras del sector como, por ejemplo, los tecnológicos.

 
6. Responsabilidad derivada del uso extendido del programa BIM. Las herramientas de modelización BIM (Building Information Modeling) son cada vez más utilizadas en el sector. A medida que crecen las promesas de que la calidad y la productividad se verán incrementadas, surgen una serie de riesgos imposibles de medir con exactitud.
 
7. Vulnerabilidades de seguridad de terceros y resiliencia digital de la cadena de suministro. Cuanta más tecnología y sistemas conectados se incorporen a los procesos de la industria, mayores riesgos de ciberseguridad aparecerán a lo largo de la cadena de suministros. Ya no se trata de defenderse dentro de los límites de la empresa, sino más allá.
 
8. Mayor amenaza a la seguridad procedente de ciberataques y filtraciones de datos de carácter personal. De la misma manera, las compañías de construcción deberán protegerse de forma más eficiente y minimizar riesgos. La protección de los datos personales y privados de socios y clientes deberá reforzarse. En la Unión Europea, el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) ha establecido una serie de protocolos – y de sanciones en caso de incumplimiento –.
 
9.Complejidad del mercado laboral: dependencia de los subcontratistas o del personal subcontratado. “El sector de la construcción solo podrá ser tan eficiente como lo sea su mano de obra”, sostiene el informe. Así, la gestión de las plantillas y la optimización del talento plantean desafíos en un futuro cada vez más globalizado.
 
10.Necesidad de modelos de negocio cada vez más diversificados. Ante la competencia de los nuevos actores globales y los retos que plantea la digitalización del mercado, el desafío de la diversificación cobra sentido para lograr activos distintos y encontrar nuevas fuentes de negocio.

“El rápido crecimiento de la población, la globalización continuada y la creciente envergadura de los megaproyectos serán los principales factores que determinen el futuro de la industria. Esta cambiante dinámica del mercado ofrece razones para mostrarse optimista”, concluye el informe de Willis Towers Watson. ”El establecimiento de una estrategia de gestión del riesgo que se actualice de manera continuada debe de ser una de las prioridades de los consejos si las empresas de construcción desean protegerse de los riesgos emergentes y contar con una ventaja competitiva”.
 

New Call-to-action

Comparte

Dejar una opinión