COVID-19: así afecta la pandemia a la gestión de personas en las empresas

COVID-19: así afecta la pandemia a la gestión de personas en las empresas

SUSCRÍBETE

La pandemia de COVID-19 no tiene precedentes en la historia reciente, ni desde el punto de vista de la salud pública ni desde ningún otro. Las organizaciones se enfrentan a una situación excepcional, en la que los riesgos se multiplican y aparecen como un factor transversal e interconectado. La pandemia afecta desde las inversiones y la liquidez hasta los ciber riesgos, pasando por la gestión de personas.

En momentos de gran incertidumbre, las políticas de compensación, beneficios sociales y gestión del talento son más importantes que nunca. Se ha abierto un nuevo escenario de organización y relación con los trabajadores; y los nuevos retos requieren una respuesta efectiva desde los profesionales en la gestión de personas. Esta es la visión del equipo de Willis Towers Watson.


La estrategia de compensaciones frente a la COVID-19

La flexibilización de la plantilla, la política de bonus o los incentivos a corto y largo plazo han cobrado un nuevo significado durante la crisis provocada por el nuevo coronavirus.


Impacto del COVID-19 en la gestión de personas

En esta guía elaborada por los expertos de Willis Towers Watson Iberia, se abordan las principales claves en materia de: compensación, beneficios sociales y talento. LEER MÁS AQUÍ >>

 

Salarios y flexibilización

Ante la previsión de que la crisis tenga un final cercano, muchas empresas están optando por medidas de flexibilización temporal. Entre ellas, se están adelantando las vacaciones para adaptar la capacidad de producción o se aplican reducciones de jornada (a través de ERTE o no) con la consiguiente reducción de sueldo. Algunas medidas más permanentes que se pueden aplicar incluyen eliminar los complementos o cancelar las subidas salariales.


Reajuste del bonus anual e incentivos

Muchas organizaciones han comunicado ya el modelo retribución variable para 2020, pero este se puede ajustar en función de las nuevas métricas. Para las que no lo han hecho, es recomendable suspender este tipo de retribuciones hasta que se tenga más claro el impacto real de la pandemia en las operaciones y los resultados de la compañía.

Algo similar sucede con los incentivos a la fuerza comercial, ya sean a corto o largo plazo. En general, no deben cancelarse por completo, sino reajustarse y reorientarse en función de las nuevas métricas y prioridades de la empresa.

Los beneficios sociales se convierten en la mejor herramienta de la empresa para proteger a sus trabajadores de los impactos más negativos de la crisis.


Los beneficios sociales durante la pandemia

Si bien esta situación se espera que no se prolongue demasiado en el tiempo, la recuperación económica no será repentina. Los empleados y sus familias sufrirán en mayor o menor medida las consecuencias de esta crisis de salud, social y económica. Así los beneficios sociales se convierten en la mejor herramienta de la empresa para proteger a sus trabajadores de los impactos más negativos de la crisis.


Salud y bienestar a distancia

En general, todos los seguros de salud, de vida, para trabajadores desplazados en el extranjero, de accidentes y de viajes se han adaptado a la nueva situación que ha surgido de la declaración de pandemia por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Aun así, conviene revisar las pólizas individuales para asegurarnos de qué coberturas se mantienen.

Las estrategias de bienestar y salud deben también adaptarse, en la medida de lo posible, a la situación de confinamiento que viven la mayoría de las familias. Así, las empresas pueden optar por beneficios de tele wellbeing como planes de entrenamiento físico y emocional a distancia o cursos de nutrición y dietas saludables.


La volatilidad y los planes de pensiones

Los instrumentos de ahorro para la jubilación promovidos por las empresas afrontan también un periodo de incertidumbre, provocado, sobre todo, por la alta volatilidad de los mercados financieros. Hoy por hoy, los llamados planes de previsión social se enfrentan a riesgos de mercado, de liquidez, operacionales y laborales, entre otros.

En todos los casos es recomendable revisar la valoración y la financiación de los planes, actualizando el valor de los activos y confirmando con las entidades gestoras que los planes siguen funcionando con normalidad. Cada situación debe analizarse en concreto y monitorearse de forma continuada.

En ningún caso es recomendable tomar decisiones precipitadas provocadas por una caída repentina de los valores, ya que se espera que estos se recuperen gradualmente según se vaya recuperando la actividad económica.


La gestión del talento en tiempos de crisis

Las crisis son siempre un momento en el que el liderazgo se define a sí mismo. El caso de la pandemia de COVID-19 no es diferente y la gestión del talento debe afrontarse desde la transparencia, la empatía y la confianza, generando motivación y protegiendo a los empleados en el nuevo contexto. El foco debe estar en todo momento en la sostenibilidad de la empresa y el bienestar de los trabajadores.

Para ello, la comunicación clara y abierta para transmitir la realidad a la que se enfrenta la empresa y las medidas adoptadas es fundamental. También se deben tener en cuenta todo tipo de soluciones innovadoras y creativas para reducir costes afectando lo mínimo posible a la estabilidad laboral de los empleados. Por último, el liderazgo debe mantener una actitud abierta, comprensiva y ágil, adaptándose y mostrando el camino a seguir, liderando con el ejemplo.

Los riesgos se multiplican de forma transversal en las políticas de retribuciones, bienestar y talento y, como tal, requieren una respuesta integral.

Más en concreto, existen una serie de medidas para gestionar el talento en tiempos de crisis como:

  • Publicar guías para teletrabajar de forma efectiva sin reducir el bienestar del empleado.
  • Mostrar flexibilidad y empatía ante las situaciones individuales de todos los stakeholders.
  • Reforzar la comunicación entre los directivos y el resto de la organización.
  • Apostar por los mensajes positivos, llamando a la calma y apelando al bienestar. Se debe prestar especial atención a la comunicación con personas enfermas o con enfermos a su cargo.
  • Activar diferentes canales para escuchar al empleado para medir el impacto de la COVID-19 en todos los niveles de la organización.
  • Aprovechar para reforzar la formación en nuevas habilidades digitales y el reskilling del talento con vistas a la vuelta a un nuevo escenario de normalidad.

En definitiva, los equipos de gestión de personas son una piedra angular de la reacción de las organizaciones a la crisis provocada por la pandemia de COVID-19. Los riesgos se multiplican de forma transversal en las políticas de retribuciones, bienestar y talento y, como tal, requieren una respuesta integral, orientada a garantizar la sostenibilidad de la empresa y el bienestar de los empleados.


New Call-to-action

Comparte

Dejar una opinión