Previsión, ahorro e innovación: soluciones para el sistema de pensiones español

Previsión, ahorro e innovación: soluciones para el sistema de pensiones español

publicado en: Consultoría de RRHH | 0

New Call-to-action

Es necesario reformar el sistema de pensiones por completo, recuperar la cultura del ahorro y apostar por complementos empresariales e individuales para el sistema público. Esos han sido los mensajes más repetidos en la IV Jornada de Pensiones en España organizada por Cinco Días y patrocinada por Willis Towers Watson e Ibercaja, que tuvo lugar en el Antiguo Casino de Madrid el pasado 14 de noviembre.

El evento aportó una mirada experta al sistema de pensiones español, cuya sostenibilidad económica ha sido uno de los grandes debates públicos del último año. En él participaron, entre otros, Javier González, Director de desarrollo de negocio del equipo de Pensiones de Willis Towers Watson, Mercedes Ayuso, catedrática de Econometría, Estadística y Economía española de la Universidad de Barcelona, Pilar González de Frutos, presidenta de la patronal de los seguros (Unespa), Ángel Martínez Aldama, presidente de Inverco, o Pablo Antolín, jefe de la Unidad de Pensiones de Capitalización de la OCDE.

 

El estado del sistema de pensiones

A la hora de jubilarse, la amplia mayoría de los españoles confía en el sistema público de pensiones. Se trata de un sistema de reparto que se financia por las cotizaciones a la Seguridad Social. Es decir, los trabajadores en activo sostienen las pensiones. Pero el equilibrio necesario para que este sistema funcione ha ido llevándose al límite en los últimos años. Este desequilibrio, además, se acentuará en las próximas décadas, fundamentalmente debido a tres factores.

Un sistema de pensiones sostenible debe contar con el segundo (la capitalización desde la empresa) y el tercer pilar (la capitalización individual)

  • Longevidad. España es hoy el segundo país con más esperanza de vida al nacer de la OCDE. En 2040, será el país más longevo del mundo y en 2050 la esperanza estará en 92 años. Esto significa que la balanza entre trabajadores en activo y jubilados se decantará progresivamente a favor de los segundos.
  • Natalidad. Al mismo tiempo, la tasa de natalidad se mantiene baja. Las previsiones indican que en 2060 será de 1,55 niños por familia. Esto nos lleva, de nuevo, a una pirámide poblacional cada vez más envejecida.
  • Sostenibilidad del sistema público. Si las cotizaciones no aumentan al mismo ritmo que las prestaciones, la sostenibilidad del sistema de reparto actual está en entredicho.

Así, la salida para mantener el sistema público de pensiones pasa por una reforma, por complementar el modelo público con un sistema de capitalización privado y por fomentar la cultura del ahorro entre las familias españolas (hoy, solo el 7,7% de la renta se destina, de media, a ahorrar).

 

En busca de un sistema de previsión ideal

En la actualidad, el grueso del sistema de pensiones reposa, en España, sobre un único pilar: el público. Tal como se señaló desde la IV Jornada de Pensiones, un sistema sostenible debe además contar con el segundo (la capitalización desde la empresa) y el tercer pilar (la capitalización individual). E, incluso, con un cuarto pilar de ahorro que están favoreciendo las nuevas tecnologías y nuevas tendencias, como son el ahorro por consumo o la licuación del ladrillo en rentas.

La empresa va a ser el catalizador de las oportunidades derivadas de un sistema más equilibrado entre lo público y la capitalización privada. Las empresas acompañan a sus empleados desde el principio hasta su jubilación fomentando el ahorro, algo que es interesante tanto para la compañía como para el trabajador, ya que tiene mejores oportunidades de capitalización gracias a los instrumentos colectivos. De esta manera, desarrollar planes de previsión complementarios es importante porque:

  • Refuerzan la propuesta de valor al empleado por parte de la empresa para atraer, retener y motivar el talento. Son clave en los planes de beneficios para el empleado.
  • Contribuyen a estipular un plan de salidas ordenadas de cara al futuro, facilitando la renovación de la plantilla.
  • Consolidan la cultura de responsabilidad social corporativa (RSC).

La información objetiva y precisa sobre las pensiones sigue siendo, a día de hoy, una asignatura pendiente, tanto en el sistema público como en algunos planes privados

Para ello, además de apostar por incluir planes de previsión entre sus beneficios, la empresa ha de comunicarlos debidamente y ponerlos en valor. Y es que la información objetiva y precisa sobre las pensiones sigue siendo, a día de hoy, una asignatura pendiente, tanto en el sistema público como en algunos planes privados. “Precisamos una información agregada sobre la potencial pensión que percibiremos en el futuro, esto será clave para que podamos planificar de manera adecuada nuestra jubilación”, señala Javier González.

Según el director de desarrollo de negocio del equipo de Pensiones de Willis Towers Watson, las empresas deben concienciarse de su papel a la hora de ofrecer más previsión social complementaria a sus trabajadores. De hecho, una de las reformas que se reclamaron desde la Jornada de Pensiones fue el establecimiento de un sistema de adscripción por defecto a planes de pensiones privados en empresas, similar al que funciona en Reino Unido. Aquí, una parte del salario de los trabajadores se destina a un plan de ahorro para la jubilación, a no ser que estos digan expresamente lo contrario.

 

El papel del ciudadano y la innovación

A la hora de jubilarse, una de las grandes barreras para los trabajadores es la pérdida de poder adquisitivo. Es decir, la diferencia entre el último salario y la pensión percibida. Al margen de la participación en los planes de previsión de la empresa, el individuo tiene otros instrumentos para minimizar el impacto de esa brecha. Retrasar la edad de jubilación, planificar mejor el ahorro, a pesar de las dificultades que conlleva, empezar cuanto antes a ahorrar e informarse mejor sobre el funcionamiento de las pensiones y la Seguridad Social son algunas de estas herramientas.

Además, las nuevas tecnologías y la innovación están abriendo nuevas oportunidades de ahorro y previsión. Instrumentos como las pensiones por consumo (pensumo), que favorecen el ahorro para la jubilación a través del consumo, o mecanismos de actualización de variables automáticos tienen el potencial de cambiar la relación de los empleados y las empresas con el sistema de pensiones.

En definitiva, la reforma del sistema y la apuesta por el segundo, el tercer y el cuarto pilar de previsión y capitalización pueden devolver el equilibrio a las pensiones, garantizando su sostenibilidad futura para los trabajadores que hoy están en activo.

 

New Call-to-action

 

Comparte

Dejar una opinión