Lupa
Button toggle Button toggle
Inicio Flecha a la derecha Categorías ... Flecha a la derecha ... Flecha a la derecha Ventajas del outsourcing: Rentabilidad y eficiencia... Comunicar los...
Botón de scroll

Ventajas del outsourcing: Rentabilidad y eficiencia para tu empresa

Rectangules
3 de diciembre de 2015

NUESTROS EXPERTOS:

Tiempo de lectura
5 minutos

Edición editorial:

Juan F.Samaniego

La externalización de servicios es una modalidad de trabajo muy necesaria para algunas empresas o en determinados momentos. El outsourcing permite mejorar la rentabilidad y la eficiencia de una compañía, siempre que se elija al aliado más adecuado.

Conoce qué es el outsourcing y descubre todas las ventajas que puede proporcionar a tu empresa.

¿Qué es el outsourcing?

La definición de la palabra outsourcing se deriva de la unión de out (fuera) y source (fuente), es decir, una fuente externa. Y, esencialmente, se traduce del inglés como subcontratación o externalización de servicios.

Este término se refiere a la contratación de servicios a terceros por parte de una empresa con el fin de realizar una o varias tareas específicas durante un período determinado de tiempo.

Lo habitual es que, cuando una empresa recurre al outsourcing, la compañía externa que le presta determinado servicio sea especialista en ese tipo de tareas.

Las empresas que recurren al outsourcing eligen compañías especializadas en la prestación de un servicio determinado.

El objetivo del outsourcing es mejorar la eficiencia de la empresa, optimizar las tareas y delegar algunas funciones con el fin de centrarse en la actividad principal de la compañía, además de abaratar los costes derivados de la realización de dicha tarea y tener acceso a una mejor tecnología.

Por lo general, el outsourcing busca reducir gastos en tareas rutinarias de la empresa para poder producir con mayor rentabilidad. En este sentido, los servicios que con mayor frecuencia se subcontratan a terceros son:

  • Mantenimiento y limpieza de instalaciones.
  • Contabilidad.
  • Reclutamiento de talentos.
  • Administración.
  • Seguridad.
  • Logística.
  • Marketing.

Tipos de outsourcing

Existen distintos tipos de outsourcing a los que puede recurrir una empresa:

  • Offshoring. Se conoce como deslocalización y se da cuando se busca reducir costes. Consiste en contratar un servicio a un tercero que se localiza en un país en el que la mano de obra es más barata.
  • In-house. Se traduce como ‘dentro de casa’ y se refiere a que los servicios que se subcontratan se prestan dentro de las instalaciones de la propia empresa que los contrata.
  • Off-site. En este caso, los servicios se prestan en las instalaciones de la compañía que los presta, no en las de la empresa que los contrata.
  • Cosourcing. Se da cuando ambas empresas comparten las responsabilidades y los riesgos de la prestación de servicios. Hay una relación de sociedad entre las dos organizaciones.
  • Táctico. Se produce cuando se subcontrata a una empresa para realizar una tarea específica de carácter secundario en la compañía, con el único fin de reducir costes.
  • Estratégico. Es una alianza con un tercero muy estrecha y de la cual dependen las demás funciones de la organización. Su objetivo es mejorar la calidad o la capacidad de la compañía.

Ventajas del outsourcing para tu empresa

El outsourcing tiene ventajas y desventajas, pero vamos a centrarnos en esos beneficios que pueden proporcionar a una compañía:

  • Optimización del negocio. Al centrarse plenamente en el negocio principal, dedicando recursos y esfuerzos a su core business, la compañía verá mejorados todos sus procesos. La productividad y el rendimiento de los equipos aumentan exponencialmente.
  • Reducción de costes. Los gastos por formación, de creación de departamentos y de otros recursos desaparecen. Los costes destinados al outsourcing son una inversión que finalmente se recupera.
  • Agilidad de los procedimientos. Cuando delegamos en manos expertas damos por sentada la calidad del trabajo, pero también es una forma de lograr rapidez y diligencia en la ejecución.
  • Aprovechamiento de los recursos. Gracias a la externalización, el aprovechamiento de los recursos de la compañía es mayor, y su empleo se da en los departamentos que corresponde, optimizando su utilización así como los costes asociados a ellos.
  • Aumento del control. La compañía delega en profesionales, por lo que el control sobre los procesos que se llevan a cabo es mayor. La gestión experimentada hace que ninguna labor se deje al azar y todo esté ‘bien atado’.
  • Disminución del riesgo. El punto anterior tiene una consecuencia directa: la reducción del riesgo, debido a que cada paso está asentado y asegurado con el aval de una empresa profesional y con un recorrido probado en su actividad.
  • Incremento en la información. Las empresas externalizadoras ofrecen a sus clientes reportes frecuentes sobre las gestiones que aportan estabilidad a los procesos.
  • Mayor calidad de los servicios. Cuando éstos son prestados por personal experimentado, la calidad del resultado, sin duda, siempre será más alta.
  • Imagen de marca mejorada. En numerosas ocasiones, y para algunos clientes, son la cara visible en el mercado. El que una compañía recurra al buen hacer de otra y encomiende parte de su labor transmite buena sensación y hace mejores a las empresas.
  • Fidelización de clientes. Las ventajas mencionadas, sobre todo con la calidad y la agilidad, aumentan la satisfacción de los clientes. Esto conlleva uno de los mayores retos de las empresas actualmente: la fidelización.
  • Aumento de la innovación. Recurrir a compañías externas da la oportunidad de disponer de soluciones innovadoras sin la necesidad de realizar grandes inversiones.
  • Mayor competitividad. El outsourcing permite responder y adaptarse a los cambios del entorno con mayor rapidez y ser más competitivos en el mercado.

Todas estas ventajas invitan a las empresas a plantearse la opción de outsourcing en determinados contextos. Es verdad que este sistema también tiene algunas desventajas, como la dependencia de terceros, la desconexión con las nuevas tecnologías, la cesión de información de la compañía a un tercero o la pérdida de control en ciertos aspectos de la actividad de la empresa. Pero, por lo general, hay momentos en los que el outsourcing puede resultar muy atractivo para una compañía.

Qué tener en cuenta a la hora de elegir a tu partner

Como hemos visto, el outsourcing puede ofrecer numerosas oportunidades a una empresa, de ahí que cada vez se recurra más a este sistema. Sin embargo, a la hora de buscar una compañía a la que contratar determinados servicios, debemos tener en cuenta algunas cuestiones básicas sobre nuestro partner:

  • Experiencia y recursos probados.
  • Perfiles profesionales de las personas que desempeñarán el trabajo.
  • Gran capacidad de adaptación y resolución de incidencias.
  • Aplicación de leyes y normativa vigente en el desarrollo de las labores.
  • Compatibilidad con la compañía para preservar la buena imagen.
  • Empresa consolidada en el mercado al que pertenece.
  • Buena reputación e imagen de marca.

La clave del éxito del outsourcing está en realizar una buena selección del partner en el que vamos a confiar

Dejar en manos de profesionales determinados asuntos de nuestra empresa implica ciertos riesgos. De ahí que no podamos encomendar ciertas cuestiones a cualquiera sin valorar primero si se trata del partner más idóneo para nuestra compañía.

Suscríbete a nuestra newsletter “RISKS 360º” para recibir las últimas novedades sobre riesgos financieros, profesionales y corporativos o ciberriesgos.



Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tranquil@, tu dirección de email no se publicará

Edición editorial: Juan F.Samaniego

Todo lo que WTW puede ofrecer a tu empresa

Gestión de ciberriesgos

Pide información

Riesgos financieros, ejecutivos y profesionales (Finex)

Pide información

ESG y Sostenibilidad

Pide información

Quizás te interese

Previous Next