La industria del turismo frente a la pandemia de COVID-19

La industria del turismo frente a la pandemia de COVID-19

Tras el brote de COVID-19 en Italia, una de las primeras medidas del país fue cancelar el Carnaval de Venecia. Al poco tiempo, la epidemia causada por el coronavirus SARS-CoV-2 irrumpía también en España, poniendo en jaque la celebración de grandes eventos como las Fallas de Valencia y amenazando la Semana Santa. Hoy, la epidemia es pandemia, la población está confinada en sus casas y el sector turístico enfrenta un futuro cargado de desafíos e incertidumbres.

SUSCRÍBETE

 

El turismo frente al coronavirus

Para este 2020, la Organización Mundial del Turismo (OMT) había estimado un incremento de los viajes a nivel mundial de entre un 3% y un 4%. Sin embargo, recientemente y a tenor de la crisis de salud pública provocada por el SARS-CoV-2, la institución revisó sus previsiones calculando una caída de entre el 1% y el 3%. Este descenso, según la OMT, se traducirá en una pérdida estimada de 40.000 millones de dólares en ingresos para la industria.

Hasta la fecha, la región de Asia y el Pacífico es la más afectada (se prevé una disminución de entre el 9% y el 12% en las llegadas de turistas internacionales). Pero la OMT explica que, si bien todavía es pronto para calcular los impactos en otras zonas geográficas, se esperan caídas generalizadas, teniendo en cuenta la rapidez con la que evoluciona la pandemia.

“El sector turístico es un sector muy sensible a cualquier tema geopolítico. En cuanto hay una amenaza, se resiente. Pero también es cierto que se recupera con relativa facilidad. Cuando salgamos de esta crisis mucha gente querrá volver a viajar y a sentirse libre”, detalla Juan Carlos Tárraga, subdirector general de Willis Towers Watson Iberia. “La recuperación será inmediata, aunque los efectos seguirán siendo patentes durante mucho tiempo. Estar tres o cuatro meses sin facturar va a tener un impacto muy importante”.

De acuerdo con el informe Economic impact of epidemics and pandemics, elaborado por los expertos del think tank del Parlamento Europeo ya en plena crisis del coronavirus, el turismo es, junto a la sanidad y la agricultura, el sector que más afectado se verá por la pandemia de COVID-19. Para ello se basan en el impacto de otras crisis de salud públicas anteriores, como el brote de gripe porcina en México en 2013 o el SARS-CoV-1 en Asia entre 2002 y 2003.
 

Los desafíos del sector turístico

La situación que afronta nuestra economía en general y el sector turístico en particular no tiene precedentes. Ahora mismo, el impacto de la crisis se da ya por sentado y las preguntas importantes son cuánto va a durar y cuál será el coste. “Algunos expertos dicen que ya nada volverá a ser como antes, otros aseguran que la recuperación será rápida una vez que esto pase y los hay que auguran una recuperación segura, pero muy larga”, explica Juan Carlos Tárraga.

Agencias de viajes, hoteles, turoperadores… Dejan de ingresar de la noche a la mañana y se encuentran con una estructura de costes muy amplia”

A nivel español, la crisis del coronavirus se suma a la incertidumbre sobre las relaciones entre la Unión Europea y el Reino Unido tras el Brexit el pasado 31 de enero, el descenso de viajeros alemanes que visitaron nuestro país el año pasado y la evolución decreciente de las economías de Francia e Italia.

Los desafíos más grandes que enfrenta el sector turístico ante esta situación están relacionados, sobre todo, con la caída repentina de ingresos. “Agencias de viajes, hoteles, turoperadores… Dejan de ingresar de la noche a la mañana y se encuentran con una estructura de costes muy amplia”, señala el subdirector de Willis Towers Watson Iberia.

Desde el punto de vista del personal, las empresas están aligerando la estructura de costes mediante expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) para evitar despidos. En lo que respecta a comercialización y operaciones, lo que están haciendo es tratar de flexibilizar sus políticas de ventas. Están buscando fomentar el aplazamiento de los viajes para evitar cancelaciones. Aun así, en muchos casos, también se están reduciendo o eliminando los gastos de cancelación.

El sector turístico se enfrenta a varios meses de incertidumbre. La evolución de la pandemia, la respuesta de los países y las soluciones propuestas desde la investigación serán clave para definir el impacto de la crisis.

“En España los principales grupos empresariales del sector turístico ya están, desde la semana pasada, tomando medidas drásticas, que se traducen en el cierre de sus oficinas centrales, de sus agencias de viaje en España y de sus hoteles en todo el mundo, suspendiendo parcialmente su actividad comercial, ejecutando sus planes de continuidad de negocio para realizar una parte de su trabajo en remoto y ajustando temporalmente las condiciones laborales de parte de sus empleados y directivos”, explica Juan Carlos Tárraga.

El papel de Willis Towers Watson en esta crisis es, ante todo, de asesoramiento y resolución de consultas. “Llevamos ya 3 semanas asesorando a nuestros clientes y solventando la infinidad de consultas que estamos recibiendo, revisando los contratos de seguro y realizando informes al respecto de cómo afecta esta pandemia a su actividad desde diferentes puntos de vista, como la pérdida de beneficios, la responsabilidad civil y las coberturas de salud y de asistencia en viaje para empleados y expatriados”, añade Tárraga.

La situación es compleja y no se puede generalizar. Cada caso debe estudiarse en detalle, teniendo en cuenta el contexto y las circunstancias. Si bien el riesgo de pandemia forma parte de los mapas de riesgos de la mayoría de empresas del sector turístico, no se contempla este nivel de impacto. Se trata de un escenario tan novedoso como imprevisto.

“Si una cadena de hoteles cierra, como está ocurriendo, necesita que sus activos inmobiliarios sigan estando protegidos, pero al mismo tiempo no tiene la misma liquidez que antes para afrontar los pagos de los seguros y en ello es en lo que estamos trabajando”, concluye el subdirector general de Willis Towers Watson Iberia. “Además, nos encontramos en un contexto de mercado asegurador duro, con las primas y las tasas al alza, en particular, en lo que respecta al mercado de riesgo catastrófico”.

En definitiva, el sector turístico se enfrenta a varios meses de incertidumbre. La evolución de la pandemia, la respuesta de los países y las soluciones propuestas desde la investigación serán clave para definir el impacto de la crisis. La respuesta de cada empresa y su gestión de los imprevistos serán fundamentales para amortiguar dicho impacto.
 

New Call-to-action

 

Comparte

Dejar una opinión