Lupa
Button toggle Button toggle
Inicio Flecha a la derecha Categorías ... Flecha a la derecha ... Flecha a la derecha La nieve, el frío extremo y su relación con los s... Comunicar los...
Botón de scroll

La nieve, el frío extremo y su relación con los seguros y la continuidad de negocio

Rectangules
14 de enero de 2021

NUESTROS EXPERTOS:

Tiempo de lectura
5 minutos

Edición editorial:

Juan F.Samaniego

Desde que el pasado día 7 cayeron los primeros copos de nieve sobre Madrid, la capital española se ha cubierto de blanco por completo, soportando temperaturas negativas de récord que se han extendido durante toda la duración de esta nevada extrema. El inicio del invierno ha dejado estampas que no se veían en la ciudad desde hace más de medio siglo, pero también ha supuesto un nuevo alud de riesgos y problemas para las empresas en un año ya complicado marcado por la pandemia, dejando patente una vez más la importancia de prepararse ante estas situaciones con un plan de continuidad de negocio, e informándonos acerca de cómo responderá nuestros seguros ante circunstancias generadas por las nevadas.

El frío no ha sido ni mucho menos exclusivo de Madrid. Las nevadas han afectado a una gran parte de la geografía española y la borrasca Filomena se ha visto continuada por una fuerte bajada de las temperaturas que se mantendrá, en principio, durante toda la semana. El frío está poniendo a prueba la continuidad de los sistemas públicos y privados para que el país no pare y está sirviendo como prueba de fuego para la resiliencia de muchos negocios. ¿Qué papel juegan los seguros en todo esto?

Importancia de los seguros: pólizas, riesgos e indemnizaciones por nevada

A nivel global, 2020 ha sido un año de pérdidas elevadas por catástrofes naturales como tormentas, huracanes o incendios, lo que ha supuesto un aumento de los costes para el sector asegurador. En España, 2021 ha empezado con un temporal de frío y nieve sin precedentes, que no hará sino incrementar los costes de los seguros.

Por regla general, las nevadas no están incluidas en la relación de riesgos extraordinarios que indemniza el consorcio de compensación de seguros (CCS), que solo cubre los daños derivados de las posibles inundaciones del terreno causadas por deshielo. Además, la actuación de las compañías aseguradoras será siempre independiente a que se produzca o no la declaración de zona catastrófica por parte de las autoridades, salvo que la póliza incluya alguna exclusión expresa.

Por todo ello, el primer paso para los afectados es revisar en detalle el contrato del seguro para así poder confirmar que el temporal de nieve tiene o no cobertura y se encuentra asegurado. Al mismo tiempo, es recomendable que los asegurados documenten las evidencias de los daños sufridos mediante fotografías u otros medios, ante la dificultad de peritar los daños debido a las complicaciones de movilidad existentes. También hacer mención a los daños directos como a los indirectos, y su posible inclusión en la póliza.

Los problemas derivados de la nieve van desde colapsos de estructuras o desprendimientos de cornisas hasta la imposibilidad de acceso a los inmuebles y la paralización del negocio

Pero, ¿qué tipo de daños puede producir una nevada de esta intensidad? Los problemas derivados son muy variados y van desde colapsos de estructuras por acumulación de nieve o desprendimientos de tejados y cornisas hasta la imposibilidad de acceso a los inmuebles o fábricas y la paralización de la actividad del negocio. Además, pueden causar daños indirectos en el contenido de los edificios por agua proveniente del deshielo y daños a terceros que procedan de las instalaciones propias.

“Hay que verificar que los bienes dañados están cubiertos y en qué condiciones para confirmar que los efectos de un temporal de nieve como el generado por la borrasca Filomena tienen cobertura y se encuentran asegurados dentro de la póliza. Para ellos nuestra recomendación es hacerlo a través de su corredor de seguros para un asesoramiento conveniente y realizar todos los trámites necesarios incluida la comunicación del siniestro. Así mismo es habitual que los condicionados incluyan exclusiones que limiten la cobertura o incluso la eliminen. Nos podemos encontrar con que las pólizas excluyan temperaturas extremas o las heladas, así como que el siniestro sea calificado como catástrofe por las autoridades”, señala Pilar Manjón Guinea, Team Leader Grandes Cuentas y Responsable Nacional Fine Art en Willis Towers Watson Iberia.

Las particularidades son tantas ante un evento como esta ola de frío que buena parte de las compañías aseguradoras han puesto en marcha un protocolo de actuación específico para los seguros de auto, hogar, comercios y comunidades. Estos protocolos refuerzan la atención y la asistencia para solucionar los problemas causados por el temporal de nieve de forma prioritaria.

La ola de frío y la continuidad del negocio

Cada crisis pone a prueba la resiliencia de los negocios y el temporal de nieve y frío no está siendo diferente. Los problemas de abastecimiento de algunas grandes ciudades, si bien han sido puntuales, han mostrado de nuevo la fragilidad de las cadenas de suministro y los desafíos para mantener la continuidad del negocio.

“Paradójicamente, la pandemia está ayudando en cierto sentido a la continuidad del negocio estos días. Muchas empresas estaban preparadas para desarrollar sus actividades en remoto, permitiendo a los empleados trabajar desde sus domicilios. En muchos casos, se ha avisado con antelación de la situación meteorológica y del cierre de los centros de trabajo mediante una alarma o un mensaje, activando el teletrabajo para la totalidad de la plantilla”, explica Fernando Redondo, Director de Gerencia de Riesgos de Willis Towers Watson.

Deben continuar extrayéndose lecciones de lo ocurrido durante el temporal para tratar de mitigar las pérdidas y las interrupciones de negocio en el futuro

A pesar de que una crisis de mayor calado, la provocada por la pandemia, pueda haber contribuido a que muchos negocios estuviesen mejor preparados para una crisis más puntual, deben continuar extrayéndose lecciones de lo ocurrido durante el temporal para tratar de mitigar las pérdidas y las interrupciones de negocio en el futuro. Las crisis seguirán existiendo y, en particular, aquellas relacionadas con fenómenos naturales se incrementarán en los próximos años por causa del cambio climático.

“También debemos profundizar en la colaboración público-privada, donde hemos avanzado, por ejemplo, en el establecimiento de una legislación práctica para las infraestructuras críticas”, añade Fernando Redondo. “Sin embargo, nos quedan espacios importantes que recorrer, por ejemplo, en el campo de la continuidad de gobierno o en la creación del catálogo de recursos de seguridad nacional”.

Eventos como el temporal de nieve que ha paralizado España durante unos días no son impredecibles y los negocios pueden estar preparados para mitigar su impacto y minimizar pérdidas. Para ello, es fundamental contar con expertos en gerencia de riesgos y sistemas avanzados de continuidad de negocio, como los que conforman las soluciones de Willis Towers Watson.

Por si te lo perdiste:

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir las últimas novedades sobre riesgos financieros, profesionales y corporativos o ciberriesgos.

Suscríbete a nuestra newsletter «RISKS 360º» para recibir las últimas novedades sobre riesgos financieros, profesionales y corporativos o ciberriesgos.

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tranquil@, tu dirección de email no se publicará

Edición editorial: Juan F.Samaniego

Quizás te interese

Previous Next