Lupa
Button toggle Button toggle
Inicio Flecha a la derecha Categorías ... Flecha a la derecha ... Flecha a la derecha Reclamaciones y Pérdidas consecuenciales: así es ... Comunicar los...
Botón de scroll

Reclamaciones y Pérdidas consecuenciales: así es la nueva realidad

Rectangules
14 de julio de 2020

NUESTROS EXPERTOS:

Tiempo de lectura
3 minutos

Edición editorial:

Juan F.Samaniego

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir las últimas novedades sobre riesgos financieros, profesionales y corporativos o ciberriesgos.

Los seguros de daños materiales y responsabilidad civil frente a las consecuencias de la pandemia

La pandemia de COVID-19 ha obligado a cerrar fábricas y comercios, replantear toda la temporada turística, cancelar conciertos y festivales y vaciar oficinas. Ante los graves deterioros financieros sufridos por la paralización de la actividad, no son pocas las empresas que han dirigido la mirada a sus programas de seguros en busca de respuestas y protección. Pero, ¿cómo es la nueva realidad en materia de reclamaciones y siniestros?
New Call-to-action

El papel de las pólizas de daños materiales

Las consecuencias de la pandemia en la actividad económica son múltiples. Como norma general, las pólizas de daños materiales con coberturas de pérdidas de beneficios no garantizan los daños económicos derivados del COVID-19, ya que no se trata de un daño material directo. Sin embargo, tampoco se debe descartar que, en el futuro, se creen mecanismos para paliar los efectos económicos del coronavirus.

Reclamaciones y siniestros: garantías adicionales

Por otro lado, existen una serie de garantías adicionales que pueden o no estar presentes en este tipo de pólizas y que sí pueden dar lugar a reclamaciones.

  • Interrupción de la actividad como consecuencia de la manifestación de una enfermedad contagiosa en el interior de la situación asegurada o mediante la declaración de un organismo autorizado.
  • Inhabitabilidad por contingencias. En este caso, se cubre la pérdida de alquileres por no poder habitar los inmuebles del asegurado en situación de cuarentena o ante la aparición de plagas. Eso sí, de forma general, se condiciona la garantía adicional a la aparición del brote en las propias instalaciones aseguradas.
  • Cancelación de eventos. Este caso, muy habitual tras la suspensión de cualquier evento masivo este año, se afronta habitualmente desde pólizas paramétricas. Es decir, pólizas que se ponen en marcha directamente cuando se produce el suceso que la activa.

Las garantías adicionales no están orientadas a cubrir las pérdidas derivadas de la disminución del volumen de negocio

Es importante señalar que estas garantías adicionales no están orientadas a cubrir las pérdidas derivadas de la disminución del volumen de negocio. Están pensadas para cubrir gastos concretos en los que pueda incurrir el asegurado para garantizar la no interrupción de su actividad y pérdidas de ingresos por rentas.

Por último, hay que tener en cuenta que existen una serie de riesgos excluidos de las pólizas de daños materiales. Estos son los derivados de las limitaciones impuestas por cualquier autoridad pública para la reanudación de la actividad del riesgo asegurado, de hechos que no hayan causado daño material alguno en los bienes asegurados (por ejemplo, amenazas terroristas o abandono de puestos de trabajo), y de daños indirectos.

La responsabilidad civil ante la pandemia

Como en el caso anterior, las pólizas de responsabilidad civil no cubren, de forma general, las consecuencias de la pandemia. Y es los siniestros originados por un hecho de fuerza mayor (y la pandemia de COVID-19 lo es) están expresamente excluidos de las pólizas tradicionales, ya que no son previsibles ni evitables.

Estamos ante un escenario de fuerza mayor y el estado de la ciencia ha ido mejorando gradualmente por lo que al principio de la pandemia no podía saberse lo que se conoce hoy en día.

Aun así, es mejor prevenir la aparición de posibles reclamaciones de empleados o terceros mediante el cumplimiento de las medidas recomendadas por las autoridades sanitarias, así como establecer protocolos detallados que permiten demostrar que se ha hecho todo lo posible para evitar los contagios y aplicar las medidas para contener la pandemia.

Dado que es posible que aparezcan reclamaciones por contagio en el entorno laboral, habrá que tener en cuenta una serie de elementos. Estamos ante un escenario de fuerza mayor, el estado de la ciencia ha ido mejorando gradualmente, por lo que al principio de la pandemia no podía saberse lo que se conoce hoy en día, y será difícil para el reclamante acreditar la forma de contagio.

Aun así, como en el caso de los seguros de daños materiales, será necesario estudiar caso por caso y cada póliza en detalle. La situación es excepcional y se han abierto múltiples escenarios inciertos, por lo que es imposible aplicar un único enfoque general a la gestión de siniestros.

Por si te lo perdiste:

Suscríbete a nuestra newsletter «RISKS 360º» para recibir las últimas novedades sobre riesgos financieros, profesionales y corporativos o ciberriesgos.

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tranquil@, tu dirección de email no se publicará

Edición editorial: Juan F.Samaniego

Quizás te interese

Previous Next