Lupa
Button toggle Button toggle
Inicio Flecha a la derecha Categorías ... Flecha a la derecha ... Flecha a la derecha Cómo evitar problemas en la liquidación de un sin... Comunicar los...
Botón de scroll

Cómo evitar problemas en la liquidación de un siniestro y, por lo tanto, en los resultados económicos de una empresa

Rectangules
5 de enero de 2021

NUESTROS EXPERTOS:

Tiempo de lectura
4 minutos

Edición editorial:

Juan F.Samaniego

Cualquier siniestro puede suponer un serio problema en los resultados económicos de una empresa.

Cuando pensamos en siniestros, solemos hacerlo a lo grande; es decir, somos fatalistas y nos gusta imaginarnos el peor de los escenarios posible, como un incendio que arrase todas nuestras instalaciones, o un producto que se distribuya en el mercado provocando graves daños y multitud de reclamaciones. Lo siguiente es preguntarnos cómo saldríamos de esa situación.

Pero esto es más alarmante si hablamos de empresas químicas y farmacéuticas, que normalmente están en entredicho ya que, por su propia naturaleza, cualquier suceso que ocurra en sus instalaciones o con los productos que distribuyen y comercializan, pueden afectar seria y directamente a la salud de las personas, o causar daños al medio ambiente.

Afortunadamente, todos los sistemas de control y prevención, junto con las medidas de seguridad que se implementan cada día, hacen que la probabilidad de sufrir un siniestro de estas características sea relativamente baja. Sin embargo, cualquier otro incidente, inicialmente menos relevante y catastrófico, puede significar un serio perjuicio económico para nuestra empresa, así como un grave problema reputacional.

Problemas de legislación frente al siniestro

A veces el problema puede emanar no del propio siniestro, sino de la legislación local. En un mundo globalizado como en el que vivimos y con las empresas en expansión, el incumplimiento de una regulación local por desconocimiento puede dificultar en gran medida la resolución de un siniestro, impedir su indemnización e incluso sufrir una penalización por no cumplir con alguna normativa establecida a nivel asegurador.

En España tenemos el ejemplo del Consorcio de Compensación de Seguros (CCS), que atiende los riesgos extraordinarios que no asumen el resto de las compañías, tales como inundación, terremoto, etc. Este organismo tiene unos plazos concretos y estrictos para liquidar su prima, si no los cumplimos nos podemos ver en serias dificultades a la hora de solicitar la liquidación de un siniestro.

Cómo evitar los problemas en la liquidación de un siniestro

Este tipo de inconvenientes se evitan suscribiendo nuestras pólizas de seguros a través de un corredor con representación mundial, que ofrezca soluciones personales a nuestras necesidades particulares, atendiendo a las legislaciones tanto locales como internacionales.

En ocasiones, no nos atrevemos a introducir ciertas coberturas en nuestras pólizas, porque pensamos que la probabilidad de que ocurra un siniestro que lo ampare, es tan remota que nos centramos solo en las garantías convencionales. Sin embargo, la Covid 19 y la pandemia que nos está afectando a nivel global, nos está demostrando que no podemos dar nada por seguro.

Problemas derivados de la COVID-19

El confinamiento ha ocasionado pérdidas a través de caducidad de productos que no hemos podido utilizar o vender, pérdida de beneficios por la paralización o disminución de la actividad, costes extra en los que se han tenido que incurrir al recuperar la actividad para garantizar la seguridad de las personas, etc.

A pesar de que se han reclamado dichos importes a las compañías de seguros, éstas no los han aceptado alegando que no ha habido un daño material directo que los haya ocasionado. Sin embargo, existe la posibilidad de cobertura de algunos de estos conceptos a través de garantías como la denominada Enfermedad de declaración obligatoria, que es una extensión de la cobertura de pérdida de beneficios.

Problemas con el etiquetado de productos

Pero más cercano, podemos pensar en un error en el etiquetado de nuestro producto, porque contiene trazas de un elemento que no es perjudicial para la salud y es totalmente apto para el consumo humano, pero que, sin embargo, es un fuerte alérgeno que provoca serios problemas en algunas personas. Además del daño reputacional y pérdida de mercado, nos encontraríamos con unos importantes costes de retirada del producto, campaña en redes sociales aludiendo a que el problema ha sido menor, rápidamente identificado y solucionado, y estaríamos cruzando los dedos para que por supuesto, nadie se hubiera visto seriamente afectado; pero también, para que un abogado experimentado  no aproveche la coyuntura y presente una demanda por una cifra desorbitada por daños y perjuicios.

Problemas derivador por la actuación de un tercero

Incluso a veces, el siniestro puede sobrevenir por la actuación de un tercero sobre el que no tenemos un control directo. Una situación bastante habitual suele ser cuando se realizan obras de reformas en nuestras instalaciones con trabajos en caliente. Estos siniestros acarrean daños muy severos porque suelen aparecer fuera del horario laboral, cuando disminuye la vigilancia. Además de asegurarnos que las zonas en donde se están realizando esos trabajos estén protegidas con materiales ignífugos, y confirmar que los sistemas contra incendios están operativos, debemos de contar con una póliza de seguros con amplias garantías tanto para la sección de daños materiales como de pérdida de beneficios que nos permita el posterior resarcimiento de los perjuicios que suframos.

Problemas en la logística y distribución de productos

Otro punto no menos importante es la logística y distribución. Muchos de los productos que se manejan requieren un transporte y almacenamiento bajo unas condiciones muy específicas. Una sobretensión que ocasione daños en los congeladores y/o cámaras frigoríficas o un problema en el vehículo porteador, significará romper la cadena de frío y con ello perder toda la producción almacenada. Sólo tenemos que pensar en el coste tanto económico como social que significaría un siniestro sobre los congeladores que van a almacenar las vacunas frente al COVID-19.

Problemas por inundaciones

Y si nos vamos al más común de los siniestros, los daños por agua pueden ser tan molestos como perjudiciales. Si la avería afecta a nuestro laboratorio, mojaría instrumental tan específico como máquinas de control, calibración, calidad, cromatógrafos, etc que tal vez puedan ser reparadas o directamente deban de ser sustituidas.

Asesoramiento en la tramitación de pólizas de seguros para tu empresa

Desde WTW conocemos la problemática de los siniestros y los perjuicios que pueden provocar en la actividad de una empresa, por lo que a nuestro trabajo desde el Departamento de Siniestros es asesorar a las empresas en la tramitación de cualquier suceso, es decir, asesorarles en la adecuada suscripción de las pólizas de seguros con las garantías adecuadas a cada riesgo, facilitando así el correcto resarcimiento económico. Además, nuestra labor también se centra en la actuación pericial, trabajando estrechamente con los mejores profesionales del sector.

Por si te lo perdiste:

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir las últimas novedades sobre riesgos financieros, profesionales y corporativos o ciberriesgos.

Suscríbete a nuestra newsletter «RISKS 360º» para recibir las últimas novedades sobre riesgos financieros, profesionales y corporativos o ciberriesgos.

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tranquil@, tu dirección de email no se publicará

Edición editorial: Juan F.Samaniego

Todo lo que WTW puede ofrecer a tu empresa

El seguro D&O: protección para directivos y administradores

Pide información

Riesgos financieros, ejecutivos y profesionales (Finex)

Pide información

ESG y Sostenibilidad

Pide información

Quizás te interese

Previous Next