Lupa
Button toggle Button toggle
Inicio Flecha a la derecha Categorías ... Flecha a la derecha ... Flecha a la derecha Ser un inversor a largo plazo en tiempos de incerti... Comunicar los...
Botón de scroll

Ser un inversor a largo plazo en tiempos de incertidumbre

Rectangules
3 de junio de 2020

NUESTROS EXPERTOS:

Tiempo de lectura
3 minutos

Edición editorial:

Juan F.Samaniego

El primer paso que debemos dar es entender qué supone ser un inversor a largo plazo, ya que no es fácil llegar a una única definición. La manera en la que tomamos las decisiones de inversión puede ser la respuesta a este interrogante. Cada oportunidad de inversión debe responder a dos preguntas fundamentales. La primera es, si la oportunidad va a generar beneficios, y, la segunda, cuándo va a producir estos beneficios.

Sabemos que los precios de los activos pueden variar enormemente y que los mercados no son eficientes a corto plazo, pero lo que sí sabemos es que a largo plazo las ineficiencias tienden a equilibrarse. Por lo tanto, si observamos que los precios de los activos se alejan de su valor intrínseco, el inversor puede tener un alto grado de convicción de que hay una oportunidad de la que beneficiarse. No obstante, tener certeza sobre cuándo se van a producir estos beneficios es mucho más difícil, ya que supone predecir el movimiento de los precios en el tiempo y esto es extraordinariamente complicado.

¿Cuál es la cualidad más importante del inversor a largo plazo?

La ventaja competitiva de un inversor a largo plazo se basa en que, realmente, sólo debe preocuparse de responder a la primera pregunta, es decir, estar convencido de que la oportunidad de inversión va a general beneficios. Esta ventaja radica en la habilidad para identificar desviaciones en el precio de los activos y tener convicción y paciencia para esperar a que éstas se equilibren sin preocuparse por el “cuándo” (segunda pregunta), y al mismo tiempo evitar decisiones que puedan destruir valor como, por ejemplo, vender activos en situaciones de estrés.

La ventaja competitiva de un inversor a largo plazo se basa en que debe estar convencido de que la oportunidad de inversión va a general beneficios.

La cualidad más destacada del inversor a largo plazo es la gobernanza, es decir, la capacidad de mantenernos fieles a unos valores y creencias bien definidos y a un perfil de riesgo bien gestionado. Es a partir de este momento cuando ya se pueden fijar los objetivos de inversión y diseñar una política de inversiones coherente. “Sólo siguiendo este proceso seremos capaces de enfrentarnos a caídas importantes en los mercados financieros, así como a escenarios adversos como los que estamos viviendo con el COVID-19” según indica Miquel Barnet, director en inversiones y consultor senior de Willis Towers Watson Iberia.

El éxito de la inversión a largo plazo

Es fácil ser un inversor a largo plazo cuando los resultados son buenos, pero lo que realmente diferencia a un inversor a largo plazo del resto es la resistencia durante los periodos de crisis y la paciencia para mantenerse fiel a la estrategia de inversiones. Es una cualidad personal, pero debe convertirse en una cualidad de todos los que participan en la gestión de un fondo de pensiones, de los miembros de las comisiones de control, las entidades gestoras y los asesores.

Lo que realmente diferencia a un inversor a largo plazo del resto es la resistencia durante los periodos de crisis y la paciencia para mantenerse fiel a la estrategia de inversiones.

Creemos que hay un fuerte vínculo entre la paciencia y el éxito de la inversión a largo plazo, por dos razones. Primero, la paciencia diferencia entre los inversores de largo y corto plazo. Segundo, la paciencia debe ser vista como un activo que se deprecia. Si se deja sin gestionar, perderá su valor.

Parémonos a pensar en una inversión que tiene una alta probabilidad de dar un buen retorno. El único problema es que no sabemos cuándo. El retorno podría materializarse mañana o años después. ¿Qué tipo de inversor perseguiría esta inversión? Claramente, uno con paciencia capaz de mantener el rumbo si el retorno se retrasa. Si somos capaces de perseguir tales inversiones estaremos abiertos a oportunidades potencialmente gratificantes que un inversor impaciente podría pasar por alto.

En palabras de Barnet, “Desde el equipo de Investments creemos en la inversión a largo plazo y en la necesidad de que los valores, creencias, perfil de riesgo, y objetivos sean asumidos por todos los agentes implicados en el proceso de inversión”.

Suscríbete a nuestra newsletter «RISKS 360º» para recibir las últimas novedades sobre riesgos financieros, profesionales y corporativos o ciberriesgos.

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tranquil@, tu dirección de email no se publicará

Edición editorial: Juan F.Samaniego

Quizás te interese

Previous Next