Lupa
Button toggle Button toggle
Inicio Flecha a la derecha Categorías ... Flecha a la derecha ... Flecha a la derecha Infraseguro: qué significa y cómo calcularlo Comunicar los...
Botón de scroll

Infraseguro: qué significa y cómo calcularlo

Rectangules
2 de agosto de 2022

NUESTROS EXPERTOS:

Tiempo de lectura
4 minutos

Edición editorial:

Juan F.Samaniego

La erupción del volcán de Cumbre Vieja, en la isla canaria de La Palma, dejó a más de 6000 personas sin su lugar de residencia tras afectar, total o parcialmente, a más de 1600 viviendas. A la hora de recuperarse el impacto del volcán, las indemnizaciones de las aseguradoras han resultado ser vitales. Sin embargo, algunos vecinos se encontraron con una sorpresa desagradable: el valor del inmueble que figuraba en el seguro era más bajo que su valor real. Se enfrentaban a una situación de infraseguro.

¿Qué es el infraseguro?

En España, el infraseguro viene definido por la Ley 50/1980, de 8 de octubre, de Contrato de Seguro. La norma establece que se habla de infraseguro o seguro parcial cuando la suma asegurada es inferior al valor del interés. Esta situación es más habitual de lo que podría pensarse, sobre todo, en seguros de vivienda, ya que muchos asegurados tienden a reducir las cuantías de las primas lo máximo posible y, para ello, mantienen el valor del bien asegurado al mínimo.

La ley señala también que, si en el momento de la producción del siniestro, “la suma asegurada es inferior al valor del interés, el asegurador indemnizará el daño causado en la misma proporción en la que aquélla cubre el interés asegurado”. Además, la norma añade que “las partes, de común acuerdo, podrán excluir en la póliza o con posterioridad a la celebración del contrato, la aplicación de la regla proporcional prevista en el párrafo anterior”.

La principal consecuencia del infraseguro sobre cualquier bien asegurado es que la indemnización recibida tras un siniestro será, probablemente, inferior a lo esperado.

¿Cuáles son sus consecuencias sobre tu vivienda?

La principal consecuencia del infraseguro sobre la vivienda, o cualquier otro bien asegurado, es que la indemnización recibida tras un siniestro será, probablemente, inferior a lo esperado. Es decir, si la póliza está calculada en base a un valor que está por debajo del real, la indemnización correspondiente, que ha de ser proporcional, será también menor.

Mediante la póliza de vivienda, el asegurado establece un contrato por el cual la compañía aseguradora asume ciertos riesgos a cambio de una prima, un pago mensual o anual. Si no se asegura la totalidad del valor de la vivienda, la compañía aseguradora no está cubriendo la totalidad de los riesgos, sino solamente una parte proporcional. El resto del riesgo lo asume el asegurado con su propio capital.

¿Cómo se calcula el infraseguro?

A la hora de calcular la indemnización correspondiente tras un siniestro, las compañías aseguradoras tienen en cuenta las variables y los criterios que figuran en la póliza contratada. Uno de los elementos fundamentales en ese cálculo es el valor asegurado, en base al cual la compañía computará el valor final de la indemnización a través de lo que se conoce como la regla de la proporcionalidad.

Para evitar malentendidos, de acuerdo con la ley del Contrato de Seguro, el tomador del seguro tiene el deber de declarar todas las circunstancias por él conocidas que puedan influir en la valoración del riesgo. Por ejemplo, si la vivienda sufre una reforma o una ampliación que aumente su valor, este deberá declararlo para que la póliza pueda volver a calcularse.

La regla de proporcionalidad que se utiliza en los seguros

Ante una situación de infraseguro como las descritas anteriormente, y de acuerdo con el artículo 10 de la ley del Contrato de Seguro, se aplica la llamada regla de la proporcionalidad para calcular la indemnización. La cantidad asegurada se multiplica por el valor de los daños y se divide por el valor real de los bienes asegurados. En una situación real de infraseguro, esto implica que el usuario recibirá una indemnización inferior a lo que debería si hubiese declarado el valor real de la vivienda.

A modo de ejemplo, pongamos que somos dueños de una vivienda valorada en alrededor de 200 000 euros. Sin embargo, el valor declarado en la póliza es de 150 000. Un día, un incendio en la cocina causa daños en el inmueble por valor de 25 000 euros. Tras encontrarse con la situación de infraseguro, la aseguradora aplica la regla de la proporcionalidad y calcula una indemnización de 18 750 euros, en lugar de los 25 000 que corresponderían teniendo en cuenta el valor real de la vivienda.

Si llegase a demostrarse que el tomador del seguro ha infraasegurado sus bienes con dolo o culpa grave, la aseguradora puede llegar a quedar liberada del pago de la indemnización.

¿Puedo reclamar el infraseguro?

Cuando el perito del seguro establece que existe una situación de infraseguro evidente, y que el asegurado ha incurrido en esa situación de forma consciente, es difícil evitar que la compañía aplique la regla de la proporcionalidad. Además, si llegase a demostrarse que el tomador del seguro ha infraasegurado sus bienes con dolo o culpa grave, la aseguradora puede llegar incluso a quedar liberada del pago de la indemnización por completo.

Aun así, si no está conforme con la situación, el asegurado siempre puede presentar una reclamación. Primero debe hacerlo directamente a través del departamento de atención al cliente de la aseguradora y, de no recibir una respuesta satisfactoria, puede hacerlo mediante el servicio de reclamaciones de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones.

¿Cómo puedo evitarlo?

La mejor forma de no incurrir en una situación de infraseguro es no infravalorar los bienes en el momento de contratar la póliza y comunicar a la compañía cualquier cambio importante en el valor del inmueble. Lo primero, antes de contratar el seguro, es estar bien informado y asesorado acerca de las cláusulas de la póliza y de las consecuencias de una mala elección de las garantías.

En segundo lugar, a la hora de facilitar la información a la aseguradora, el tomador debe tener en cuenta que valorar el contenido y el continente de una vivienda a la baja para reducir las primas puede acabar resultando en una situación desagradable tras un siniestro. Después de un accidente, poder confiar en el seguro contratado es uno de los mayores aportes de tranquilidad en un momento complicado.

Suscríbete a nuestra newsletter “RISKS 360º” para recibir las últimas novedades sobre riesgos financieros, profesionales y corporativos o ciberriesgos.


Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tranquil@, tu dirección de email no se publicará

Edición editorial: Juan F.Samaniego

Todo lo que WTW puede ofrecer a tu empresa

Gestión de ciberriesgos

Pide información

Seguros y productos de líneas financieras adaptados a cada empresa

Pide información

Protección para directivos y administradores (D&O)

Pide información

Quizás te interese

Previous Next