Lupa
Button toggle Button toggle
Inicio Flecha a la derecha Categorías ... Flecha a la derecha ... Flecha a la derecha La industria alimentaria en el COVID-19 y las tecno... Comunicar los...
Botón de scroll

La industria alimentaria en el COVID-19 y las tecnologías disruptivas que marcan su futuro

Rectangules
25 de junio de 2020

NUESTROS EXPERTOS:

Tiempo de lectura
4 minutos

Edición editorial:

Juan F.Samaniego
SUSCRÍBETE

Cuatro innovaciones en la industria alimentaria: la tecnología blokchain, el auge de las proteínas vegetales, la producción de carne en laboratorio y la irrupción de los food labs

Las tecnologías digitales están moviendo los cimientos de la industria de la alimentación. No se trata algo exclusivo de este sector, ya que la innovación, de la mano de la automatización, la robótica y el big data están impulsando cambios de calado en todas las industrias. Pero la disrupción tecnológica es una realidad en todas las verticales de la industria alimentaria, desde la producción al gran consumo.

Tecnología al servicio de la alimentación

De acuerdo con el análisis de Willis Towers Watson, el futuro de la alimentación está marcado por cuatro innovaciones que tienen más peso que el resto: la tecnología blokchain, el auge de las proteínas vegetales, la producción de carne en laboratorio y la irrupción de los food labs como espacios de investigación, innovación y desarrollo.

1. Blockchain: la cadena de bloques alimentaria

La tecnología de cadena de bloques, más conocida como blockchain, permite, a muy grandes rasgos, establecer registros de información descentralizados, cifrados y seguros, y con una trazabilidad completa. Permite crear grandes libros de cuentas aplicados a cualquier actividad comercial o negocio. A su vez, refuerza la solidez de la cadena de suministro alimentario, clave para asegurar la continuidad del negocio en momentos tan complejos como el actual, marcado por la pandemia de COVID-19.

Esta tecnología es ya una realidad en la industria alimentaria, donde varios de los actores más destacados ya están aplicando blockchain.Existen multitud de ejemplos, como el caso de Whole Foods y Oracle, cuya colaboración permite la trazabilidad de cada botella de aceite de oliva, desde el estante del supermercado hasta la finca donde se cultivaron las aceitunas. Otro de los ejemplos destacados es el de IBM, cuyo sistema blockchain IBM Food Trust ha sido puesto en práctica por algunos de los grandes nombres del sector alimentario.

El mercado de las proteínas alimentarias de base vegetal, sin contar la soja, superará en los próximos dos años los 1.500 millones de dólares

Esta cadena de bloques conecta productores, procesadores, distribuidores y minoristas a través de un registro permanente en el que se almacenan de forma segura todos los datos del producto y el proceso. La cadena de supermercados estadounidense Walmart o Carrefour forman parte de IBM Food Trust. Gracias al blockchain, la empresa francesa permite al consumidor rastrear el camino que han seguido algunos de sus productos frescos desde su producción o captura.

2. La proteína vegetal es la estrella

El mercado de las proteínas alimentarias de base vegetal, sin contar la soja, superará en los próximos dos años los 1.500 millones de dólares, según Forbes. Los cambios en los hábitos del consumidor están impulsando el auge de los alimentos proteicos basados en plantas, los cuales absorben cada vez mayor cuota de mercado frente a los alimentos de origen animal.

Un menor consumo de carne y una mayor preocupación por el bienestar de los animales son tendencias al alza. Reducir la dependencia de las proteínas animales puede ser, además, una forma de reforzar la salud pública, ya que un amplio porcentaje de las enfermedades infecciosas humanas son zoonosis. Es decir, tienen su origen en animales.

Desde startups como Beyond Meat, Impossible Foods o Fazenda Futuro, cuyo negocio se centra en el desarrollo de alimentos similares a la carne en textura y sabor, pero de base vegetal, a grandes compañías como McDonald’s, Burger King, Tim Hortons o Dunkin Donuts, el sector está apostando decididamente por darle más protagonismo a las dietas vegetarianas o veganas.

En España, la startup barcelonesa Heura Foods, originalmente lanzada como Foods for Tomorrow, ha logrado colocar sus productos vegetales, similares en textura y sabor al pollo y a la ternera, en cadenas de supermercados y de comida rápida, como Pans & Company o Udon.

3. Carne de laboratorio

No hace mucho que hablábamos de la primera hamburguesa impresa en 3D, pero poco a poco la carne in vitro, creada en laboratorio, está pasando de ser un experimento a convertirse en una realidad dentro de la industria.

Las soluciones a los desafíos a los que se enfrenta el mundo en los próximos años pasan por crear productos más sostenibles, con un menor consumo de recursos y más seguros

Proyectos como Ethica Meat, una productora de carne sintética del País Vasco, o iniciativas como la de Just, que ha desarrollado los primeros nuggets con pollo sintético, y en cuya comercialización ya está trabajando, señalan el camino. En los próximos años, la carne producida en laboratorio pasará a ser una realidad en el mercado alimentario masivo.

4. El boom de los food labs

La confianza en la innovación como motor de desarrollo ha tenido una consecuencia paralela más allá de la producción de nuevos alimentos y la disrupción tecnológica. Cada vez más compañías del sector alimentario apuestan por crear sus propios espacios de I+D+i o food labs.

Es el caso del fabricante belga de productos de gran consumo AB inBev, productor de marcas como Budweiser o Beck’s, cuyo laboratorio de innovación Zx Ventures ha desarrollado nuevas bebidas como una cerveza de flor de sauco o cócteles en lata. Además, cuenta con un programa propio de incubación de startups del sector.

Desde el pasado verano, el Basque Culinary Centre, punto de referencia de la industria, cuenta con LABe, “un espacio experimental y de desarrollo de proyectos y soluciones tecnológicas al servicio de las áreas que integran la cadena de valor de la gastronomía”, como ellos mismos se definen.

Las soluciones a los desafíos a los que se enfrenta el mundo en general, y la industria alimentaria en particular, en los próximos años pasan por crear productos más sostenibles, con un menor consumo de recursos y más seguros.

New Call-to-action

Por si te lo perdiste:

Suscríbete a nuestra newsletter «RISKS 360º» para recibir las últimas novedades sobre riesgos financieros, profesionales y corporativos o ciberriesgos.

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tranquil@, tu dirección de email no se publicará

Edición editorial: Juan F.Samaniego

Quizás te interese

Previous Next