Lupa
Button toggle Button toggle
Inicio Flecha a la derecha Categorías ... Flecha a la derecha ... Flecha a la derecha El Seguro de Caución para operaciones en el extran... Comunicar los...
Botón de scroll

El Seguro de Caución para operaciones en el extranjero

Rectangules
20 de agosto de 2015

NUESTROS EXPERTOS:

Tiempo de lectura
7 minutos

Edición editorial:

Juan F.Samaniego

En determinadas relaciones comerciales se hace necesario un aval de que se cumplirá con las obligaciones estipuladas en el contrato. No siempre es posible, por diferentes causas, obtener esta garantía a través de una financiación bancaria.

En estos casos se recurre a lo que se conoce como seguro de caución, una solución para muchas empresas que operan en el extranjero o que trabajan con la Administración Pública.

¿Qué es el seguro de caución?

El seguro de caución es aquél por el que el asegurador adquiere el compromiso de indemnizar al asegurado si el tomador del seguro incumple con las obligaciones contractuales o legales que pueda tener con éste.

Se trata de una garantía cuyo objetivo es que un cliente cumpla sus obligaciones respecto a un tercero, que en este caso es designado como beneficiario.

Si el tomador del seguro incumple sus compromisos legales o contractuales, será la aseguradora de caución la que indemnice al beneficiario por los daños patrimoniales sufridos.

El seguro de caución es una garantía si el tomador incumple con sus compromisos, ya que la aseguradora indemnizará al beneficiario.

Todo pago realizado por la aseguradora debe ser reembolsado por el tomador del seguro. En la práctica, la aseguradora pagará la deuda contraída por el tomador del seguro de caución o indemnizará al beneficiario por los daños causados, aunque puede reservarse el derecho a actuar contra el tomador en caso de que el incumplimiento se deba a causas que se le puedan imputar.

Al tratarse de un seguro de carácter especial, está regulado por la Ley 50/1980, de 8 de octubre, de Contrato de Seguro.

 

¿Cuándo es recomendable contratarlo?

El seguro de caución también se conoce como seguro de garantía y se recurre a él cuando una de las partes necesita que la otra le garantice de alguna manera que va a cumplir con su parte del trato. Es una manera de minimizar riesgos cuando se trata de una relación comercial. 

Este seguro puede ser utilizado siempre que exista una relación jurídica entre las partes. Y se utiliza para casos en los que una empresa debe garantizar una obligación no financiera frente a un tercero.

 El seguro de caución ofrece una manera de minimizar riesgos cuando existe una relación comercial entre dos partes.

Pero, además, la legislación obliga a las empresas contratistas a presentar garantías si realizan proyectos con la Administración Pública. Así, dicha entidad pública se garantiza que se cumplirá el contrato u obligación legal contraída por la empresa.

En estos casos, contar con un seguro de caución es fundamental y suele ser más beneficioso para las empresas que un aval bancario. ¿Por qué?

  •     No computa como riesgo en la Central de Información de Riesgos del Banco de España (CIRBE).
  •     La prima de este tipo de póliza tiene menor coste que el precio del aval bancario.
  •     Las compañías aseguradoras suelen contar con una amplia oferta para adaptarse a las necesidades de todas las compañías.

Por tanto, ¿para qué sirve un seguro de caución? Fundamentalmente, para contratos de obra, concesión, suministro o servicio, ya sean públicos o privados, y tanto si existe obligación contractual como si hay una normativa que obliga a su contratación.

¿Qué cubre el seguro de caución?

El artículo 68 de la Ley 50/1980, de 8 de octubre, de Contrato de Seguro, recoge que:

Por el seguro de caución el asegurador se obliga, en caso de incumplimiento por el tomador del seguro de sus obligaciones legales o contractuales, a indemnizar al asegurado a título de resarcimiento o penalidad los daños patrimoniales sufridos dentro de los límites establecidos en la Ley o en el contrato. Todo pago hecho por el asegurador deberá serle reembolsado por el tomador del seguro.

Esto quiere decir, como ya venimos señalando, que la póliza de caución es una garantía de cumplimiento contractual, el cual puede utilizarse con diversas finalidades:

Garantía de oferta

En el caso de concursos o subastas, el seguro de caución garantiza la emisión de una oferta o licitación. Es algo imprescindible para acceder a dicho concurso o subasta puesto que respalda la seriedad de la oferta.

Generalmente, la cuantía de la garantía cubre un porcentaje del precio de la obra a concurso, que suele variar entre el 2 y el 10%.

Garantía de ejecución

El seguro de caución en este caso garantiza que la empresa cumplirá con sus obligaciones contractuales. Ésta es la finalidad básica de este tipo de seguros.

Es, además, una garantía de buena ejecución, ya que cubre los posibles perjuicios económicos que pueda la empresa causar al acreedor, los cuales están cubiertos en función del capital asegurado, que en España suele ser del 5%.

Garantía de anticipo

El contrato de caución se contrata cuando en un contrato de importe elevado se necesita que la empresa que contrata los servicios de otra anticipe cierta cantidad.

En este caso, se garantiza que se destinará ese dinero a la obra.

Garantía de calidad

Aquí el seguro de caución garantiza la calidad de la obra o servicio. Por tanto, cubre los defectos de fabricación que pueden depender de factores como, por ejemplo, la calidad de los materiales utilizados.

Generalmente, tienen un plazo de un año, aunque este plazo puede ser pactado.

Se le conoce como garantía de mantenimiento y se suele aplicar en contratos de obra, suministro o gestión.

Garantía de tránsito aduanero

También se le conoce como garantía aduanera. En este caso, Aduanas exige contratar una póliza de caución para asegurar el cobro de la deuda tributaria en caso de que la mercancía, que suelen ser productos que entran para después salir de España, finalmente no abandone el país.

En estas operaciones de tránsito aduanero hablamos, como decimos, de mercancía importada cuyo destino está fuera de nuestro país.

Garantía de aplazamiento de impuestos

Esta modalidad del seguro de caución busca el aplazamiento del pago de impuestos por parte de autónomos y pequeñas y medianas empresas. Por tanto, solemos hablar de deudas con la Agencia Tributaria como el IVA, el IRPF, el IAE, etc.

Otras modalidades

Además de las mencionadas, existen otras modalidades del seguro de caución que, aunque menos frecuentes, también se dan o empiezan a tener protagonismo en la actualidad.

  •     Garantía de energías renovables. Son fianzas de conexión a la red eléctrica y están exigidas por el Estado. Por ejemplo, para la instalación de placas fotovoltaicas o huertos solares.
  •     Garantía entre privados. Da fiabilidad a un acuerdo mercantil y garantiza la indemnización en caso de no finalización de un contrato.
  •     Garantía judicial. Garantiza cantidades requeridas por órganos judiciales para permitir un pago atrasado o el recurso de la sanción o sentencia que da lugar a esa cantidad.
  •     Garantía para concesiones. Permite hacer frente a garantías obligatorias por contratos con la Administración Pública o en otros contratos con el Sector Público. Esta modalidad está regulada en la Ley 9/2017.
  •     Afianzamiento de cantidades. Va dirigida a promotores de la construcción y es un seguro para garantizar cantidades entregadas a cuenta que los promotores manejan de sus futuros compradores. Sirve para garantizar la devolución del dinero en caso de que la obra no llegue a terminarse o a realizarse. Se regula en la Ley 38/1999, de 5 de noviembre, de Ordenación de la Edificación.
  •     Garantía para empresas de seguridad privada. Para poder desarrollar su actividad, estas empresas están obligadas a garantizar un determinado importe ante posibles sanciones del órgano regulador.

¿El seguro de caución cómo funciona en otros países?

El seguro de caución es necesario, como dijimos anteriormente, para las empresas que contratan con las Administraciones Públicas, pero también para empresas importadoras y para la emisión de garantías en el extranjero.

Hay que tener en cuenta que, para operar en otros países, también es necesario conocer cómo funciona el seguro de caución correspondiente.

Por ejemplo, en Estados Unidos, Europa occidental, Corea del Sur, Japón, Australia, Nueva Zelanda y algunos países de África subsahariana no se puede utilizar un aval bancario para contratos con la Administración. Por ello, un seguro de caución será el que ofrezca las garantías, estabilidad y seguridad jurídica que permitan llevar a cabo este tipo de relación comercial.

En la mayoría de países, el importe que cubre el seguro de caución es un porcentaje de la cuantía total del contrato.

Como ocurre en España, en la mayoría de países el importe de la cobertura de un seguro de caución es un porcentaje de la cuantía total del contrato, y la única obligación de la compañía aseguradora es pagar la cantidad estipulada en caso de incumplimiento.

Pero es muy importante que, antes de cerrar un contrato en el extranjero, las empresas verifiquen toda la normativa del país en el que operan. Incluso de regiones dentro de un mismo estado, ya que las leyes de California en este sentido son diferentes de las de Texas, por ejemplo.

Willis Towers Watson desarrolla desde hace años seguros de caución para empresas españolas que trabajan en el extranjero, una opción de pólizas muy atractiva cuando los bancos limitan sus líneas de crédito e incrementan los costes de las garantías. Desde Willis Iberia se gestionan estas líneas de caución con aseguradoras multinacionales y con compañías locales, con el fin de ayudar a las empresas que operan fuera de España.

Suscríbete a nuestra newsletter “RISKS 360º” para recibir las últimas novedades sobre riesgos financieros, profesionales y corporativos o ciberriesgos



Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tranquil@, tu dirección de email no se publicará

Edición editorial: Juan F.Samaniego

Todo lo que WTW puede ofrecer a tu empresa

Gestión de ciberriesgos

Pide información

Riesgos financieros, ejecutivos y profesionales (Finex)

Pide información

ESG y Sostenibilidad

Pide información

Quizás te interese

Previous Next