Lupa
Button toggle Button toggle
Inicio Flecha a la derecha Categorías ... Flecha a la derecha ... Flecha a la derecha Bonos Verdes en España: más en tendencia que nunc... Comunicar los...
Botón de scroll

Bonos Verdes en España: más en tendencia que nunca

Rectangules
21 de octubre de 2021

NUESTROS EXPERTOS:

Tiempo de lectura
4 minutos

Edición editorial:

Juan F.Samaniego

La demanda se ha disparado y ya multiplica por 12 la oferta. La primera emisión de bonos verdes soberanos en España, por importe de 5.000 millones de euros, parece haber superado todas las expectativas. Con este primer movimiento en la emisión de deuda sostenible, llevado a cabo el pasado mes de septiembre, España se suma a otros países de su entorno para impulsar los mercados financieros respetuosos con el medioambiente. Pero, ¿qué son los bonos verdes y cómo funcionan?
New Call-to-action

¿Qué son los bonos verdes?

Los bonos verdes son una herramienta financiera que permite atraer capital e inversiones a proyectos (nuevos o existentes) que conlleven una serie de beneficios medioambientales. Son, a grandes rasgos y como su propio nombre indica, bonos que permiten financiar proyectos verdes. Se trata de una de las herramientas que busca impulsar mercados y proyectos sostenibles que contribuyan a alcanzar los objetivos de sostenibilidad de 2030.

Aunque existen diferentes estándares (como el europeo, publicado en enero de 2020), los bonos verdes están alineados de base con los Green Bond Principles (GBP) que establece la Internacional Capital Market Association. Dichos principios funcionan como una especie de guía de procedimiento voluntario que recomienda la transparencia y la divulgación de información financiera y promueve la integridad del mercado de bonos verdes. Los GPB se dividen en cuatro bloques: uso de los fondos, proceso de evaluación y selección de proyectos, gestión de los fondos e informes.

Los fondos del bono deben utilizarse para financiar proyectos verdes que proporcionen beneficios ambientales claros, evaluables y cuantificables.

1. Uso de los fondos

Los fondos del bono deben utilizarse para financiar proyectos verdes que proporcionen beneficios ambientales claros, evaluables y cuantificables. Los GBP reconocen varias categorías de elegibilidad de los proyectos verdes, como mitigación y adaptación al cambio climático, conservación de los recursos naturales, conservación de la biodiversidad y control de la contaminación. 

De forma más concreta, los proyectos financiables mediante bonos verdes suelen pertenecer, entre otros, a los ámbitos de las energías renovables, la eficiencia energética de edificios y ciudades, la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, el reciclaje de residuos, la agricultura y la ganadería sostenibles, la protección de áreas de valor ambiental, el transporte limpio, las infraestructuras de gestión del agua o la adaptación al cambio climático y a la economía circular.

2. Proceso de evaluación y selección de proyecto

Los emisores de bonos verdes deben comunicar de forma clara los objetivos de sostenibilidad, el proceso de evaluación mediante el cual se certifica que el proyecto encaja en los requisitos para ser considerado verde y los criterios de elegibilidad. La transparencia es clave en los GBP, así que los procesos llevados a cabo por los emisores pueden ser también repetidos por un revisor externo.

3. Gestión de los fondos 

Los fondos netos obtenidos del bono verde deben trasladarse a una subcartera o ser controlados por el emisor de forma apropiada. Durante la vida útil del bono, el balance de los fondos netos analizados se debe ajustar para que coincida con las asignaciones a los proyectos verdes, una información que debe ser conocida por los inversores en todo momento. 

4. Publicación de Informes 

Tal como señalan desde los GBP, los emisores deben mantener la información sobre el uso de los fondos actualizada y disponible. Además, debe publicarse un informe anual que incluya una lista de los proyectos a los que se han asignado los fondos del bono verde, así como una breve descripción de los proyectos, las cantidades asignadas y el impacto esperado. De nuevo, la transparencia debe ser clave para comunicar el valor de los proyectos sostenibles.

¿Cómo funcionan los bonos verdes en España?

Las principales entidades financieras españolas participan desde hace años en el creciente mercado de los bonos verdes emitidos tanto por instituciones públicas internacionales (como el Banco Mundial o el Banco Interamericano de Desarrollo) como organizaciones privadas. El mercado no ha hecho más que crecer en los últimos años. Según los datos del análisis de SEB, mientras 2015 terminó con 150 000 millones de dólares en bonos verdes, 2021 estaría a punto de superar ya el billón de dólares.

Este crecimiento ha sido respaldado en los últimos años por los propios estados, que han empezado a emitir deuda soberana en forma de bonos verdes.

Este crecimiento ha sido respaldado en los últimos años por los propios estados, que han empezado a emitir deuda soberana en forma de bonos verdes, una tendencia a la que recientemente se ha sumado España. Después de que el Tesoro Público desarrollase el Marco de Bonos Verdes en España y este recibiese la máxima calificación de la auditora Vigeo Eiris, que evalúa también los programas de bonos verdes de otros países europeos, España emitió en septiembre 5.000 millones de euros en bonos verdes a un plazo de 20 años. La oferta registró una demanda superior a los 60.000 millones de euros, 12 veces la cantidad emitida.

Atendiendo al tipo de inversor, la mayor participación ha correspondido a aseguradoras y fondos de pensiones (un 47 %), gestoras de fondos (18,8%), bancos centrales e instituciones oficiales (9,5 %) y tesorerías de los bancos (8,9 %). Por países, ha destacado la participación de inversores de Francia e Italia (25,3 %), Alemania, Austria y Suiza (20,2 %) y Reino Unido e Irlanda (14 %).

De acuerdo con el Marco de Bonos Verdes, estas emisiones persiguen consolidar la transparencia de la política medioambiental española, promocionar el desarrollo del mercado de la financiación sostenible en España y responder a las demandas de la comunidad inversora. Así, mediante este programa de emisión de deuda sostenible se espera financiar programas de gasto público que contribuyan a mitigar el cambio climático, usar de forma sostenible y proteger los recursos hídricos y marítimos, avanzar hacia una economía circular, prevenir la contaminación y proteger y recuperar la biodiversidad y los ecosistemas.

Solicita ahora una llamada y un experto en medioambiente se pondrá en contacto contigo para resolver todas tus dudas sobre riesgos climáticos y medioambientales

Suscríbete a nuestra newsletter «RISKS 360º» para recibir las últimas novedades sobre riesgos financieros, profesionales y corporativos o ciberriesgos.

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tranquil@, tu dirección de email no se publicará

Edición editorial: Juan F.Samaniego

Quizás te interese

Previous Next