Lupa
Button toggle Button toggle
Inicio Flecha a la derecha Categorías ... Flecha a la derecha ... Flecha a la derecha Transparencia y seguridad en la cadena de suministr... Comunicar los...
Botón de scroll

Transparencia y seguridad en la cadena de suministro: el big data en la industria alimentaria

Rectangules
2 de diciembre de 2020

NUESTROS EXPERTOS:

Tiempo de lectura
4 minutos

Edición editorial:

Juan F.Samaniego

La resiliencia de la cadena de suministro alimentaria ha salido reforzada de la crisis del COVID-19. Sin embargo, sus complejidades y desafíos también han quedado al descubierto durante los últimos meses. La cadena no es sino un complejo entramado de interacciones entre elementos muy diferentes, desde los agricultores y sus proveedores hasta las instalaciones de procesado y la logística. Cuando los elementos de una cadena se multiplican, también lo hacen sus riesgos.

En los últimos años, la tecnología y, en particular, el análisis de datos han puesto sobre la mesa nuevas herramientas con las que mitigar y minimizar dichos riesgos. ¿Cuál es el papel actual del big data en la industria alimentaria y concretamente en la cadena de suministro?  Y, ¿cómo está reduciendo sus riesgos?

Los riesgos de la cadena de suministro alimentaria

Tanto en España como en la Unión Europa, el sector alimentario es clave a nivel industrial. En 2019, la industria alimentaria representó un valor de 1,19 billones de euros a nivel europeo, mientras en España se acercó a los 126.000 millones, sumando un 22,8% de todo el valor de la industria, según los datos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

A nivel regional, más de 4,7 millones de personas trabajan dentro de esta industria. Solo en España, existen 30.730 empresas relacionadas con la industria alimentaria y la amplia mayoría tienen menos de 50 empleados. De hecho, ocho de cada 10 cuentan con menos de 10 trabajadores. En total, el sector emplea a más de medio millón de personas. Durante lo más duro del confinamiento, la industria volvió a demostrar además su solidez y su importancia económica y social.

La mayoría de empresas solo controlan los proveedores de primer nivel, con los que tratan directamente, pero desconocen los riesgos y las vulnerabilidades de los de segundo y tercer nivel.

 

Sin embargo, la industria no es inmune a los riesgos y la complejidad de su cadena de suministro la hace especialmente vulnerable a algunos de ellos. Según el informe BCI Horizon Scan Report 2020, algunos de los principales riesgos de la cadena de suministro alimentaria son:

  • Dificultad de control de los proveedores. La mayoría de empresas solo controlan los proveedores de primer nivel, con los que tratan directamente, pero desconocen los riesgos y las vulnerabilidades de los de segundo y tercer nivel.
  • Fraude, contaminación de stock y otros riesgos relacionados con la seguridad alimentaria, derivados de la falta de control y transparencia de la cadena de suministro.
  • Interrupciones en la cadena de suministro por motivos que varían desde los ciberataques hasta la climatología y los desastres naturales.
  • Cambios regulatorios y políticos en algunos de los territorios que producen materias prima clave, como el cacao o el café.
  • Riesgos para la reputación de la empresa relacionados con cualquiera de los puntos anteriores.

El big data en la industria alimentaria: control y transparencia de la cadena

Muchos de los riesgos de la cadena de suministro de la industria alimentaria están derivados de su complejidad. La tecnología ha contribuido a reforzar el control y la transparencia de la cadena desde hace años, gracias a elementos que hoy parecen tan básicos como un código de barras. Sin embargo, en los últimos años, los avances en sensórica (con el internet de las cosas a la cabeza) y las capacidades de análisis de datos masivos están permitiendo un avance sin precedentes.

La trazabilidad desde el origen ha dejado de ser una quimera para convertirse en realidad. Hoy es posible, con la tecnología adecuada, conocer todos los entresijos del camino recorrido por un alimento, desde la producción de la materia prima hasta la balda del supermercado.

Gracias a los datos recabados por dispositivos como las etiquetas RFID (identificación por radiofrecuencia), las bases de datos distribuidas (y el blockchain) y la tecnología de análisis en tiempo real, es posible conocer toda la cadena de proveedores implicados en cada producto, identificar sus vulnerabilidades y anticiparse a los riesgos derivados de estas.

Hoy es posible prever los riesgos con gran nivel de detalle y anticiparse a las interrupciones de la cadena de suministro

Otra de las grandes ventajas del big data  en la industria alimentaria es la mejora de la calidad de la información disponible para la toma de decisiones y la mayor transparencia de la cadena de suministro. Esto contribuye a su vez a reforzar la confianza tanto con los proveedores como con los clientes y afrontar desde una posición de ventaja posibles riesgos reputacionales.

Por último, el análisis predictivo es quizá el aspecto más prometedor de la tecnología de análisis de datos masivos. Partiendo de grandes cantidades de información de calidad y con el potencial de los modelos de análisis (cada vez más, apoyados en la inteligencia artificial) es posible prever los riesgos con gran nivel de detalle y anticiparse a las interrupciones de la cadena de suministro, ya sean por causa de un ciberataque o de un evento meteorológico extremo.

Las promesas del big data en la industria alimentaria

A nivel particular, en relación con cada uno de los actores, el big data en al industria alimentaria también esconde importantes promesas. La eficiencia en las técnicas de cultivo, la gestión de los stocks y de los almacenes o la previsión de la demanda para los minoristas son otras de las ventajas de confiar en los datos. En definitiva, los datos y la información de calidad están apuntalando la cadena de suministro del sector de la alimentación y anticipan un futuro más resiliente y seguro.

Por si te lo perdiste:

¿Necesitas un plan de continuidad para recuperar tu nivel de servicio? Descarga nuestro brochure y conoce cómo podemos ayudarte a implementarlo.

Suscríbete a nuestra newsletter «RISKS 360º» para recibir las últimas novedades sobre riesgos financieros, profesionales y corporativos o ciberriesgos.

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tranquil@, tu dirección de email no se publicará

Edición editorial: Juan F.Samaniego

Quizás te interese

Previous Next