Lupa
Button toggle Button toggle
Inicio Flecha a la derecha Categorías ... Flecha a la derecha ... Flecha a la derecha Auditoría ambiental: ¿qué es y por qué es impor... Comunicar los...
Botón de scroll

Auditoría ambiental: ¿qué es y por qué es importante?

Rectangules
23 de septiembre de 2021

Tiempo de lectura
4 minutos

Edición editorial:

Juan F.Samaniego

Los riesgos medioambientales tienen muchas caras. Desde el impacto financiero del cambio climático hasta los daños directos de una catástrofe natural, y pasando, claro, por los riesgos inherentes a la actividad e incluso por el incumplimiento de las normativas medioambientales. Estos hacen que el escenario sea cada vez más complejo para las empresas. Para lograr mejorar su desempeño ambiental en todos los frentes, muchas organizaciones cuentan con un sistema de gestión ambiental. Y, para mantenerlo actualizado y aplicarlo de forma eficiente, es clave llevar a cabo auditorías ambientales con regularidad.
New Call-to-action

Objetivos de una auditoría ambiental

Las auditorías ambientales son instrumentos al servicio de las empresas que sirven para medir la eficiencia del sistema de gestión ambiental y cuantificar el impacto de las actividades de la empresa en el entorno. Las auditorías deben abordar, entre otros aspectos, el desempeño medioambiental de la empresa y los puntos a mejorar. 

Se trata, además, de un proceso estandarizado, en este caso bajo la ISO 14001, en la cual se especifican todos los requisitos para implantar un sistema de gestión ambiental. Dentro de la Unión Europea, existe también el Sistema de Gestión y Auditoría Medioambiental de la UE (EMAS) que parte de las mismas bases que la norma ISO. 

Los beneficios de una auditoría ambiental tocan los ámbitos social, económico y, por supuesto, medioambiental.

Se utilice el método y el enfoque que se utilice, una auditoría ambiental tiene siempre unos objetivos principales, tal como señalan desde la iniciativa Nuevas Normas ISO de la Escuela Europea de Excelencia. Son los siguientes:

  • Recopilación de información y análisis del Sistema de Gestión Ambiental (SGA). Aquí deben acometerse: 
    • Verificación del logro de los objetivos fijados.
    • Modificación de los procedimientos de ser necesario.
    • Identificación de áreas de mejora.
  • Análisis del cumplimiento de la normativa medioambiental por parte de la organización.
  • Evaluación de la efectividad de los sistemas de control ambiental y de gestión de riesgos.
  • Identificación de los futuros riesgos o desafíos ambientales y planificar la respuesta a los mismos.
  • Análisis del nivel de compromiso e implicación de la empresa en la gestión ambiental.

¿Qué beneficios aportará a la empresa?

Los beneficios de una auditoría ambiental, al igual que los de otros procesos de gestión y asesoría ambiental, tocan los ámbitos social, económico y, por supuesto, medioambiental. Es decir, afectarán tanto al desempeño ambiental de la empresa como a las decisiones y los procesos económicos y la imagen social de la organización. Podemos resumir los beneficios de este tipo de auditoría como:

  • Obtención de datos en los que basar las decisiones que hagan progresas la empresa.
  • Contribución al cumplimiento de las normativas medioambientales y a la reducción de riesgos legales. 
  • Mejora de la eficiencia y el aprovechamiento de los recursos y reducción de costes
  • Incremento de la competitividad como consecuencia de los puntos anteriores.
  • Optimización de los procesos de obtención de seguros para riesgos ambientales
  • Aumento de la transparencia sobre la gestión ambiental de la organización.
  • Mejora de la imagen y la reputación de la organización.
  • Disminución de los niveles de contaminación y de las emisiones y refuerzo del compromiso de la empresa con el medioambiente.

Si bien una auditoria medioambiental no elimina un riesgo, si contribuye a tenerlo controlado y conocer la manera de abordar un problema de esta índole, con lo que el impacto, en caso de producirse, es menor.

¿Cuáles son los pasos para realizar una auditoría ambiental?

Las auditorías ambientales, como el resto de tipos de auditorías, no tienen unas fases o pasos fijos, sino que son procesos flexibles que varían en función del alcance y la profundidad que se quiera dar al proceso. Aun así, de acuerdo con los requisitos establecidos por el EMAS de la Unión Europea, las auditorías ambientales acostumbran a desarrollarse a través de estos pasos:

  • Fase de planificación. En ella se elige al responsable y al equipo auditor, así como la metodología para llevar a cabo el proceso.
  • Gestiones previas y notificación. El equipo debe revisar la documentación disponible para tener claros aspectos como la misión de la organización, su política ambiental o los procesos que lleva a cabo. Una vez revisada toda la información, se procede a notificar la fecha de ejecución de la auditoría y su alcance para dejar constancia del inicio del proceso.
  • Fase de desarrollo de la auditoría. Durante esta fase se desarrolla la mayor parte del trabajo. Se inicia con una sesión de apertura en la que se establecen las reglas de la auditoría y continúa con la evaluación del impacto ambiental de la actividad de la empresa y de su sistema de gestión ambiental.
  • Fase de cierre de la auditoría. El equipo auditor comunica los resultados a los responsables de la compañía y se presentan medidas correctoras en caso de que hayan sido detectados puntos a mejorar.
  • Redacción del informe final. Todo el proceso de auditoría y sus resultados suelen quedar reflejados en un informe detallado. 

 

Las ventajas de una auditoría ambiental van de los evidentes beneficios para el medioambiente hasta la mejora de la reputación corporativa, pasando por el refuerzo de la eficiencia y la competitividad.

En resumen, las auditorías ambientales son el instrumento del que disponen las empresas para revisar el impacto medioambiental de sus operaciones y procesos, anticiparse a una situación de riesgo, determinar el cumplimiento adecuado de la compañía y analizar el buen funcionamiento de su sistema de gestión ambiental. Sus ventajas van de los evidentes beneficios para el medioambiente hasta la mejora de la reputación corporativa, pasando por el refuerzo de la eficiencia y la competitividad.

Por si te lo perdiste:

Solicita ahora una llamada y un experto en medioambiente se pondrá en contacto contigo para resolver todas tus dudas sobre riesgos climáticos y medioambientales

Suscríbete a nuestra newsletter «RISKS 360º» para recibir las últimas novedades sobre riesgos financieros, profesionales y corporativos o ciberriesgos.

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tranquil@, tu dirección de email no se publicará

Edición editorial: Juan F.Samaniego

Quizás te interese

Previous Next