Rentabilidad de los planes de jubilación: ¿Qué modalidades de inversión existen?

Rentabilidad de los planes de jubilación: ¿Qué modalidades de inversión existen?

publicado en: Consultoría de RRHH | 0

Cada vez más compañías apuestan por ofrecer un sistema de ahorro que establezca compromiso por pensiones con sus empleados. Existen tres grandes tipos según sus vehículos de financiación. Cada uno con sus ventajas y particularidades. Pero, ¿cómo asegurar su rentabilidad? Las aportaciones a dichos planes se canalizan mediante distintas modalidades de inversión. Analizamos los pros y los contras de cada uno de ellos.

 

Modalidades de inversión según vehículo de instrumentación

Existen tres tipos de vehículos de financiación para canalizar el ahorro (aportaciones): el plan de pensiones de empleo, el plan de previsión social empresarial y el seguro colectivo de vida. Estas son, a modo de resumen, sus características.

 

New Call-to-action

  • Plan de pensiones de empleo (PPE). Los promueve la empresa, participan los empleados y los beneficiarios son aquellas personas en cuyo favor se generan las prestaciones. Están controlados por una comisión, obligatoria por ley, y tienen un límite de aportación anual de 8.000 euros entre empresa y empleado. Además, la estrategia de inversión es única y viene determinada por la comisión de control.

 

  • Plan de previsión social empresarial (PPSE). También permite que cualquier empleado de la empresa sea partícipe del plan y las aportaciones están limitadas anualmente a un máximo de 8.000 euros. En este caso no existe una comisión de control y su función la lleva a cabo la propia compañía. La estrategia de inversión es única para todo el colectivo, pero la decide el tomador del seguro, es decir, la empresa.

 

  • Seguro colectivo de vida (SC). Son soluciones flexibles que pueden ir destinadas a un colectivo concreto dentro de la empresa. El control lo efectúa la propia empresa, que desempeña también las funciones de tomador del seguro. No tiene límite de aportación y es la empresa la que decide la estrategia de inversión, como en los PPSE.

 

Modalidades de inversión: ventajas e inconvenientes

 

Si existen tres tipos de planes de jubilación según su vehículo de financiación existen también tres modalidades de inversión. Sin embargo, solo el seguro colectivo de vida, más flexible, permite escoger entre una de las tres. El plan de pensiones de empleo deberá optar por integrarse en un fondo de pensiones de gestión dinámica, donde el tomador (la comisión de control) será quien asuma el riesgo; mientras que en el plan de previsión social empresarial deberá optar por una estrategia de interés mínimo garantizado más participación en beneficios o tipo matching, donde el riesgo estará asegurado. Vamos con los detalles.

 

1.- Gestión dinámica: unit linked

Su rentabilidad dependerá de la obtenida por los fondos de inversión en los que se invierta la prima. Es decir, no garantiza ningún tipo de rentabilidad. Esta modalidad de inversión incluye una garantía adicional de fallecimiento. Es la única que puede ser utilizada en un plan de pensiones de empleo y también puede elegirse como estrategia para el seguro colectivo.

La modalidad de gestión dinámica no garantiza ningún tipo de rentabilidad, pero es muy flexible y permite adaptarse a los cambios del mercado financiero.

  • Ventajas. La empresa elige dónde materializar las inversiones y la cartera de activos que considera más adecuada. Es muy flexible, ya que permite adaptarse a los cambios del mercado financiero.
  • Inconvenientes. No garantiza un tipo de interés mínimo y el riesgo lo asume el asegurado. Los rescates, de producirse, dependen de la evolución de las inversiones. En el caso concreto de seguros para colectivos grandes con distintos perfiles de empleados se utilizaría una única estrategia de inversión.

 

2.- Interés mínimo garantizado más participación en beneficios

Esta modalidad, la más aplicada en los planes de previsión social empresarial, garantiza un tipo mínimo de interés. Este se fija anualmente. Además, se suma una participación en los beneficios asegurada en caso de que se alcancen unos rendimientos superiores al tipo mínimo.

La modalidad de matching garantiza un tipo de interés que puede ser mayor que el límite que se establece por ley si se cumplen ciertas condiciones.

  • Ventajas. Las rentabilidades están adecuadas a tipos de mercado y la participación en beneficios mejora la expectativa de rentabilidad en el largo plazo. En caso de que se produzca un rescate del plan antes de que venza, el importe coincide con la provisión matemática (la parte de las primas que la entidad aseguradora conserva y capitaliza).
  • Inconvenientes. Su rentabilidad es menor, sobre todo en épocas de estabilidad de los mercados financieros. Se desconoce el capital final garantizado. Este depende en gran medida de la rentabilidad de la participación en beneficios.

 

3.- Rentabilidad garantizada: matching

Garantiza un tipo de interés que puede ser mayor que el límite que se establece por ley (aunque solo si se cumplen ciertas condiciones).

  • Ventajas. En una situación de estabilidad financiera, su rentabilidad es mayor que en el modelo anterior de tipo mínimo garantizado. El importe final se conoce desde el primer momento. Además, la rentabilidad es fija para cada aportación y para toda la operación.
  • Inconvenientes. Si se produce un rescate, el importe se valora a valor de mercado. Así, depende de las condiciones del mercado y puede resultar en valores inferiores a la provisión matemática. No se recomienda en épocas de tipos de interés bajos.

En el entorno actual en el que vivimos donde los tipos ofrecidos por los mercados financieros son tan bajos, la opción de tipo matching cada vez está teniendo menos demanda.

 

New Call-to-action

 

 

Comparte

Dejar una opinión