La jubilación activa o cómo trabajar mientras cobras la pensión

La jubilación activa o cómo trabajar mientras cobras la pensión

publicado en: Pensiones | 0

En los últimos años se ha flexibilizado la situación legal de los pensionistas con el objetivo de que puedan compatibilizar el cobro de la pensión pública con una actividad laboral. Por un lado, estas iniciativas buscan fomentar el envejecimiento activo y que los pensionistas puedan continuar actividad profesional. Por otro, se enmarcan dentro de una serie de medidas para contribuir a la sostenibilidad del sistema de pensiones.

New Call-to-action

 

La jubilación activa: los antecedentes

Como regla general, el cobro de la pensión de jubilación es incompatible con la realización de cualquier trabajo, por cuenta ajena o propia, que dé lugar a la inclusión del pensionista en el Régimen General o en alguno de los Regímenes Especiales. Sin embargo, existen una serie de excepciones y figuras que sí permiten el desempeño de una actividad profesional y el cobro de la pensión de jubilación.

El Real Decreto-Ley 5/2013, de 15 de marzo, introdujo, a partir del 17 de marzo de ese mismo año, la figura del pensionista activo. Sin embargo, hasta su entrada en vigor, existían otros tres supuestos bajo los cuales se podía compatibilizar pensión de jubilación y actividad laboral.

  • Jubilación flexible. Se trata de la posibilidad de compatibilizar, una vez causada, la pensión de jubilación con un contrato a tiempo parcial. En este caso, la pensión se minorará en proporción inversa a la reducción de jornada aplicable al pensionista en relación a un trabajador a tiempo completo comparable.
  • Jubilación parcial. La iniciada después del cumplimiento de los 60 años, simultánea con un contrato de trabajo a tiempo parcial. También aquí, la pensión se minora como en el caso anterior.
  • Actividad laboral por cuenta propia, compatible con la pensión de jubilación siempre y cuando los ingresos anuales, en conjunto, no excedan el salario mínimo interprofesional (SMI).

 

Qué es la jubilación activa

A partir de marzo de 2013 entra en funcionamiento la llamada jubilación activa, que establece más requisitos, aunque menos restricciones, para compatibilizar empleo y pensión una vez alcanzada la edad de jubilación. De acuerdo con la Seguridad Social, esta modalidad permite “el disfrute de la pensión de jubilación, en su modalidad contributiva, será compatible con la realización de cualquier trabajo por cuenta ajena o por cuenta propia del pensionista”.

La modalidad de jubilación activa permite que el disfrute de la pensión de jubilación, en su modalidad contributiva, sea compatible con la realización de cualquier trabajo”

Los requisitos para acceder a la jubilación activa son los siguientes:

  1. El acceso a la pensión deberá haber tenido lugar una vez cumplida la edad que en cada caso resulte de aplicación. Para ello no se admiten jubilaciones acogidas a bonificaciones o anticipaciones de la edad de jubilación que pudieran ser de aplicación. En este 2019, habrá que acreditar haber cumplido 65 años y ocho meses o haber cotizado 36 años y nueve meses.
  2. El porcentaje aplicable a la respectiva base reguladora a efectos de determinar la cuantía de la pensión causada ha de alcanzar el 100%. Es decir, no podrán acceder a la jubilación activa aquellos que no hayan alcanzado su pensión máxima.
  3. El trabajo compatible podrá realizarse a tiempo completo o a tiempo parcial. Además, esta modalidad es aplicable a todos los regímenes de cotización, exceptuando el de Clases Pasivas.

 

Cuantía y cotización durante la jubilación activa

El Real Decreto-Ley 5/2013, de 15 de marzo, fija la cuantía de la pensión de jubilación compatible con la actividad profesional en el 50% del importe resultante en el reconocimiento inicial. Sin embargo, si la actividad se realiza por cuenta propia y se tiene al menos un trabajador por cuenta ajena contratado, la cuantía de la pensión compatible con el trabajo alcanzará el 100 %.

Durante la realización del trabajo, los empresarios y los trabajadores cotizarán a la Seguridad Social únicamente por incapacidad temporal y por contingencias profesionales”

La pensión se revalorizará de la misma forma que el resto de pensiones del sistema de la Seguridad Social. Mientras se mantenga el trabajo, las subidas también se aplicarán al 50%, salvo en el supuesto detallado en el párrafo anterior. Además, el pensionista no tendrá derecho a los complementos para pensiones inferiores a la mínima mientras siga trabajando. Eso sí, el beneficiario será considerado pensionista a todos los efectos desde el primer momento.

En el apartado de cotizaciones, la ley establece que, durante la realización del trabajo compatible con la pensión de jubilación, los empresarios y los trabajadores cotizarán a la Seguridad Social únicamente por incapacidad temporal y por contingencias profesionales. Además, quedarán sujetos a una cotización de solidaridad del 8%, no computable para las prestaciones, que en los regímenes de trabajadores por cuenta ajena se distribuirá entre empresario (6%) y trabajador (2%).

La jubilación activa ha supuesto un incentivo para que muchos trabajadores prolonguen su vida laboral. Sin embargo, algunas voces reclaman una jubilación activa menos restrictiva en su acceso y que no se limite solo a trabajadores con carreras completas de cotización.
 

New Call-to-action

 

Comparte

Dejar una opinión