Lupa
Button toggle Button toggle
Inicio Flecha a la derecha Categorías ... Flecha a la derecha ... Flecha a la derecha Qué es la tasa de sustitución de las pensiones y ... Comunicar los...
Botón de scroll

Qué es la tasa de sustitución de las pensiones y cómo influye en la sostenibilidad del sistema público de pensiones

Rectangules
15 de julio de 2020

NUESTROS EXPERTOS:

Tiempo de lectura
4 minutos

Edición editorial:

Juan F.Samaniego

El mantenimiento del poder adquisitivo tras la jubilación solo depende en España de las cotizaciones a la Seguridad Social. Te explicamos qué es la tasa de sustitución de las pensiones y su sostenibilidad.

Cuando se alcanza la edad de jubilación y llega el momento de abandonar el mercado laboral, el cálculo más importante que hay que tener en mente es cómo va a afectar la nueva situación a nuestro poder adquisitivo. Es decir, hasta qué punto los ingresos por pensiones y ahorros van a sustituir las rentas del trabajo. De forma técnica, este concepto se denomina tasa de reemplazo o tasa de sustitución.

New Call-to-action

La sostenibilidad de las pensiones

La utilidad de los sistemas públicos de pensiones se mide en base a tres factores: su capacidad para prevenir la pobreza de los jubilados, el grado en el que sustituyen a las rentas del trabajo y el tiempo durante el cual se cobran las prestaciones. La medida en que estos tres elementos se cumplen sin comprometer el equilibrio del sistema es clave para la sostenibilidad a largo plazo de las pensiones.

Según el informe de la Comisión Europea Adequacy and sustainability of pensions, estos tres factores se presentan de forma muy diferente en cada país de la Unión. Por ejemplo, y aunque la pensión pública no es el único factor relevante a la hora de analizar la pobreza, un 14,7% de los jubilados europeos está en riesgo de exclusión, pero la horquilla entre países varía entre el 5,7% de Dinamarca y el 25,1% de Hungría. España se sitúa ligeramente mejor que la media, con un 13,9% de jubilados en riesgo de exclusión.

La tasa de sustitución es el porcentaje de ingresos en la jubilación respecto a los ingresos previos como trabajadores en activo.

Algo parecido sucede con el tiempo durante el cual se disfruta de la pensión pública y su relación con el tiempo trabajado. Según el informe, este factor varía entre los 16,5 años de media de Bulgaria y Rumanía y los 24,5 años de Francia. Y la ratio entre años cotizados y años disfrutando de una pensión pública se mueve entre el 37% de Letonia y el 61% de Luxemburgo.

Mientras estos dos elementos dependen de muchos otros factores externos más allá de cómo esté estructurado el sistema, el tercero, la llamada tasa de reemplazo, no lo hace tanto. Sin embargo, influye tanto o más que el resto en la sostenibilidad del sistema de pensiones y es clave para el mantenimiento del poder adquisitivo de las personas que abandonan el mercado laboral.

¿Qué es la tasa de sustitución de las pensiones?

La definición de tasa de reemplazo es sencilla. Se trata del porcentaje de ingresos en la jubilación respecto a los ingresos previos como trabajadores en activo. Es decir, cuánto se ingresa como jubilado en función de cuánto se ganaba como trabajador. De acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos​ (OCDE), para calcular la tasa de sustitución bruta, se divide la cuantía bruta de la pensión entre el salario medio bruto percibido antes de la jubilación.

Teniendo en cuenta que los ingresos como pensionista siempre van a ser inferiores a los ingresos como trabajador activo, la tasa de sustitución es también una medida de la pérdida de poder adquisitivo que cada trabajador va a sufrir una vez jubilado. A modo de ejemplo, una persona con un salario bruto de 1.900 euros (la media aproximada en España) que accediese a una pensión de 1.000 euros tendría una tasa de sustitución del 52,6%.

Al igual que sucede con la protección frente a la pobreza y el tiempo de disfrute de la pensión, la tasa de sustitución bruta varía mucho entre países. En 2018, la media de los países de la OCDE estaba en el 49%, mientras que en la Unión Europea se situaba en el 58%. España, con un 72,3%, es el sexto país con mayor tasa de reemplazo bruta de la UE y el séptimo de la OCDE. Tan solo la India, Italia, Luxemburgo, Austria, Portugal y Dinamarca tienen un porcentaje mayor.

Si atendemos a los valores netos, la tasa de sustitución neta de España se sitúa en el 83,4%, el décimo país con la tasa más elevada de la OCDE y el séptimo de la Unión Europea.

¿Cómo afecta a la integridad del sistema público de pensiones en España?

Los desafíos demográficos provocados por el envejecimiento de la población tienen un impacto directo en la sostenibilidad de los sistemas de pensiones. Como tal, la mayoría de las reformas de estos sistemas aplicadas durante los últimos años han ido encaminadas a contener el gasto. En España, esto se ha intentado por dos vías: el retraso de la edad de jubilación y la reducción de la tasa de sustitución.

Tanto en los pronósticos que maneja la Unión Europea (publicados en su informe anual Ageing Europe) como la OCDE (en su informe Pensions at a glance) la tasa de reemplazo se reducirá en los próximos años en todos los países de la organización. En España podría situarse entre el 60% y el 50%, en línea con las medias de la UE y la OCDE.

En España, mantener la tasa de reemplazo en niveles adecuados depende solamente de los ingresos de la Seguridad Social.

España tiene además el desafío añadido de que solo existe un pilar obligatorio para sostener las pensiones: las cotizaciones de los trabajadores activos a la Seguridad Social. Esto quiere decir que mantener esa tasa de reemplazo en niveles adecuados depende solamente de los ingresos de la Seguridad Social. Otros países, sin embargo, reparten el peso de la cobertura para la jubilación entre varios pilares, obligatorios, semi obligatorios y opcionales, incluyendo instrumentos de ahorro individual.

De hecho, algunos de los países de la OCDE con tasas de sustitución más altas, como Dinamarca, cuentan con sistemas que complementan la pensión pública con instrumentos de previsión empresarial y ahorro individual. Esto permite evitar que se hunda el poder adquisitivo de los jubilados sin comprometer la estabilidad futura de todo el sistema.

Por si te lo perdiste:

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir las últimas novedades sobre pensiones y hazte con nuestra guía sobre el futuro de la pensiones.

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tranquil@, tu dirección de email no se publicará

Edición editorial: Juan F.Samaniego

Todo lo que WTW puede ofrecer a tu empresa

Bienestar integral

Pide información

Bienestar económico/financiero

Pide información

Quizás te interese

Previous Next