Lupa
Button toggle Button toggle
Inicio Flecha a la derecha Categorías ... Flecha a la derecha ... Flecha a la derecha ¿Qué es el interés compuesto y cómo ayuda a alc... Comunicar los...
Botón de scroll

¿Qué es el interés compuesto y cómo ayuda a alcanzar los objetivos de inversión a largo plazo?

Rectangules
19 de agosto de 2021

NUESTROS EXPERTOS:

Tiempo de lectura
4 minutos

Edición editorial:

Juan F.Samaniego

A la hora de ponerse a ahorrar, la estrategia está definida, en gran medida, por los objetivos. Si se busca un colchón financiero para imprevistos, será necesario un pequeño ahorro mensual en alguna cuenta o depósito de fácil acceso. Pero a la hora de ahorrar a largo plazo, como, por ejemplo, la jubilación o una compra importante en el futuro lejano, toca tener en cuenta todas las opciones de inversión.

New Call-to-action

Sin inversión, el dinero no se revaloriza y se pierde poder adquisitivo. Un euro hace 10 años no valía lo mismo que vale hoy en día. Si lo hubiésemos guardado en una hucha física, este habría perdido valor en relación al coste actual de la vida. Sin embargo, si lo hubiésemos invertido, este se habría ido revalorizando para no perder valor o, incluso, incrementarlo. De ahí la importancia de un plan o una estrategia de inversión para ahorrar a largo plazo.

A la hora de invertir, podemos siempre apoyarnos en los expertos en materia, como el personal de las entidades financieras. Pero, por otro lado, no está demás controlar cierto vocabulario y conceptos para saber por dónde se mueven las inversiones y cómo se comporta el dinero cuando está invertido a largo plazo. En este sentido, uno de los grandes desconocidos, a pesar de su importancia, es el interés compuesto.

¿Qué es el interés compuesto?

El interés es, en pocas palabras, el precio del dinero. Se trata de un porcentaje que se aplica como concepto de pago por el dinero durante un tiempo determinado. Este se paga cuando una entidad financiera presta dinero a una persona o empresa (por ejemplo, en una hipoteca), pero también cuando una persona entrega dinero a una entidad financiera a modo de ahorro o inversión. Existen diferentes tipos de interés, pero a continuación nos centraremos en dos:

  • Interés simple. Se calcula sobre la cantidad principal u original de la inversión. Por ejemplo, si contamos con 10.000 euros invertidos con un interés simple del 10%, cada año recibiremos una rentabilidad de 1.000 euros. 
  • Interés compuesto. Este se calcula sobre la cantidad principal a la que se suma la rentabilidad acumulada hasta ese momento. Es decir, se reinvierte el aporte inicial y todo lo que vaya generando, lo que contribuye a multiplicar el capital. Siguiendo con el ejemplo anterior, una inversión de 10.000 euros con un interés compuesto del 10% dará una rentabilidad de 1.000 euros el primer año, de 1.100 el segundo (un 10% de 11.000 euros) y de 1.210 el tercero (un 10% de 12.100 euros).

El interés compuesto hace que el capital inicial vaya creciendo gradualmente y de forma exponencial.

Así, el interés simple se diferencia del compuesto en que no se suma el capital para generar nuevos intereses y se calcula siempre sobre la inversión inicial. Mientras, el interés compuesto hace que el capital inicial vaya creciendo gradualmente y de forma exponencial, ya que los intereses aumentan en cada periodo. En ambos ejemplos, el interés del 10% es poco realista, solo se ha tomado por la facilidad que implica a efectos de mostrar el cálculo.

¿Cómo se calcula el interés compuesto?

Para calcular cómo afecta el interés compuesto a una inversión, se utiliza una fórmula matemática que puede parecer enrevesada, pero no lo es tanto. Para entenderla, la aplicaremos con el mismo ejemplo anterior. La fórmula es la siguiente:

Capital final = C0 x (1+Ti) ^t 

En esta fórmula, C0 es el capital inicial, Ti la tasa de interés anual y t el tiempo que dura la inversión. Así, si queremos calcular el capital que tenemos al cabo de dos años tras una inversión inicial de 10.000 euros a un interés compuesto del 10%, no tenemos más que sustituir los valores:

Capital final = 10.000 x (1+0,1) ^2 

En este caso, el resultado es 12.100 euros. Ahora, si queremos calcular qué habrá pasado con esos 10.000 euros al cabo de dos décadas, no tendremos más que sustituir la t por 20. Es decir:

Capital final = 10.000 x (1+0,1) ^20

El resultado, al cabo de 20 años, es de 67.265 euros. Si, por el contrario, hubiésemos tenido una inversión con interés simple, al cabo de 20 años tendríamos 30.000 euros, menos de la mitad.

Gracias al interés compuesto, no es tan importante invertir en un mal o un buen momento, sino empezar lo antes posible.

El interés compuesto y la inversión a largo plazo

El interés compuesto es particularmente beneficioso en una situación de inversión regular y sostenida en el tiempo durante un periodo largo, como la que se hace, por ejemplo, en los planes de pensiones o en los fondos indexados. Así, si nos estamos planteando hacer una inversión a largo plazo con interés compuesto, obtendremos dos grandes beneficios:

  • Crecimiento exponencial de la rentabilidad. El gran poder del interés compuesto es que la inversión crece de forma exponencial. Es decir, cada año que pasa, hagamos aportaciones regulares o no (pero más si se hacen), la inversión se multiplicará y crecerá a mayor velocidad. 
  • El tiempo es clave o, en otras palabras, cuanto antes se empiece, mejor. La diferencia de empezar a invertir con vistas a la jubilación con 30 años a hacerlo con 40 puede ser de varias decenas de miles de euros. Por ejemplo, pongamos que partimos de una inversión de 10.000 euros y cada año añadimos 1.000 más hasta los 65 con un interés del 10%. Si empezamos a invertir con 30, obtendremos casi 580.000 euros. Si lo hacemos con 40, será menos de la mitad.

Gracias al interés compuesto, no es tan importante invertir en un mal o un buen momento. Se elimina en gran medida el competente de azar de una inversión. Lo más importante es empezar lo antes posible y mantener una regularidad en la inversión y una constancia en el ahorro.

Suscríbete a nuestra newsletter “PENSIONS 360º” para recibir las últimas novedades sobre pensiones y jubilación.

Suscríbete a nuestra newsletter «RISKS 360º» para recibir las últimas novedades sobre riesgos financieros, profesionales y corporativos o ciberriesgos.

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tranquil@, tu dirección de email no se publicará

Edición editorial: Juan F.Samaniego

Todo lo que WTW puede ofrecer a tu empresa

Futuro del trabajo y organización

Pide información

Benefits Access

Pide información

Quizás te interese

Previous Next