Lupa
Button toggle Button toggle
Inicio Flecha a la derecha Categorías ... Flecha a la derecha ... Flecha a la derecha La educación financiera, clave para construir un m... Comunicar los...
Botón de scroll

La educación financiera, clave para construir un mundo más resiliente

Rectangules
5 de octubre de 2020

NUESTROS EXPERTOS:

Tiempo de lectura
4 minutos

Edición editorial:

Juan F.Samaniego

La crisis del COVID-19 ha puesto de relevancia la importancia del conocimiento financiero de los ciudadanos.

El mundo ya estaba inmerso en un contexto de transición económica y cambio antes de la pandemia. Sin embargo, la crisis del COVID-19 ha tenido un impacto directo e indirecto en los ingresos y los ahorros de las personas. Además, la incertidumbre sobre el futuro económico y la estabilidad del mercado laboral se ha disparado. Ante este escenario, la educación financiera de los ciudadanos es crucial.

Poseer conocimientos sobre el funcionamiento de los mercados financieros y el ahorro es clave no solo para entender los productos disponibles, sino para mejorar la situación económica de las personas tanto a corto como a largo plazo. Es decir, para construir un futuro más resiliente desde el punto de vista financiero y reforzar la resistencia económica de las familias y las personas ante la crisis actual y otras que están por venir.

New Call-to-action

El impacto económico del COVID-19

La crisis provocada por la pandemia está siendo, hasta ahora, diferente a otras crisis anteriores. Ante la previsión de que, tarde o temprano, el virus esté bajo control, muchos países han optado por políticas de protección de las rentas, con lo que se ha minimizado el impacto de las medidas de control del COVID-19, como los confinamientos o las restricciones a la movilidad. Esto ha provocado, como señalan los últimos datos de la OECD, que las rentas medias reales de los hogares no se hayan visto muy afectadas por ahora.

Sin embargo, el daño a la economía es real y el futuro es incierto, ya que las políticas públicas de protección de rentas no pueden mantenerse indefinidamente. Según las previsiones económicas de la misma organización, la caída del PIB de la zona euro será de entre el 9,1% y el 11,5%. Los países más afectados serán España, Francia, Italia y Reino Unido con caídas de entre el 11% y el 14%.

“La pandemia de COVID-19 nos recuerda que estamos interconectados y que somos vulnerables a una serie de males comunes y globales. También nos recuerda que somos tan fuertes como nuestro eslabón más débil. Nadie estará a salvo hasta que todos estén a salvo”, concluye la OECD en el informe ‘The impact of the coronavirus (COVID-19) crisis on development finance’.

Las personas con mejor nivel de educación financiera tienden a tener más ahorros, gestionar mejor sus deudas y estar más preparados para la jubilación.

La importancia de la educación financiera

En el camino de la recuperación económica, en la resistencia mientras dure la pandemia y en la preparación ante desafíos futuros, la educación financiera es clave para construir la resiliencia necesaria. De acuerdo con la Comisión Europea, la educación financiera permite:

  • Ayudar a los niños a comprender el valor real del dinero y a aprender a presupuestar y a ahorrar.
  • Dotar a los jóvenes de la preparación necesaria para vivir de manera independiente.
  • Ayudar a los adultos a planificar acontecimientos importantes desde un punto de vista económico, como ser padres o comprar una vivienda.
  • Contribuir a que los ciudadanos sean capaces de estar preparados para hacer frente a situaciones imprevistas, a invertir con juicio y a ahorrar para la jubilación.
  • Reducir el impacto de los fraudes.
  • Ayudar a los adultos a elegir los servicios financieros que mejor se adaptan a sus necesidades y a hacer caso de los avisos de riesgos de las autoridades reguladoras.

Por otro lado, el paper What Causes Suboptimal Financial Behaviour? An Exploration of Financial Literacy, Social Influences and Behavioural Economics concluye que las personas con mejor nivel de educación financiera tienden a tener más ahorros, gestionar mejor sus deudas, estar más preparados para la jubilación, ser más prudentes a la hora de endeudarse, elegir mejor los productos financieros, conocer mejor sus derechos y el contexto económico, planificar mejor sus finanzas y tener una cobertura adecuada de seguros.

La situación de la educación financiera

Un 25% de los jóvenes de los países de la OECD no son capaces de tomar decisiones básicas relacionadas con el gasto diario. En el otro extremo, uno de cada diez demuestra un conocimiento financiero alto y es capaz de tomar decisiones complejas que serán útiles en el futuro. Estas son las dos principales conclusiones del test PISA (siglas en inglés de programa para la evaluación internacional de los estudiantes) para conocer la educación financiera de los jóvenes, elaborado por la OECD.

Más de 115.000 estudiantes de 20 países participaron en este informe, para el cual los jóvenes tuvieron que pasar una serie de pruebas sobre dinero, economía y finanzas. Los mejores resultados fueron para Estonia y Finlandia, con 547 y 537 puntos respectivamente. España, con 492 puntos (13 por debajo de la media de la OECD), se encuentra en la zona media del ranking, justo por debajo de Lituania y Rusia y por encima de Eslovaquia e Italia.

Reforzar la educación financiera es clave para que los ciudadanos sean más capaces, a nivel individual, de prepararse y hacer frente a los desafíos

La educación financiera de los jóvenes

El informe revela una participación activa de los jóvenes en la economía y las finanzas. Por ejemplo, más de la mitad de los estudiantes tienen una cuenta en un banco o una entidad de crédito y algo menos de la mitad poseen una tarjeta (de débito o crédito). Además, hacen compras online de forma habitual usando métodos de pago electrónicos o móviles.

Por otro lado, un 80% de los estudiantes parece capaz de entender documentos económicos básicos (como facturas); y la gran mayoría (un 94%) de los participantes asegura que su fuente principal de información financiera son sus padres, un dato importante, pero que revela la ausencia de otras fuentes destacadas de educación financiera.

En definitiva, el nivel de conocimiento del contexto económico y los mercados financieros por parte de los más jóvenes todavía tiene mucho margen de mejora. Reforzar la educación financiera es clave para que los ciudadanos sean más capaces, a nivel individual, de prepararse y hacer frente a los desafíos económicos y el mundo, en general, sea más resistente a las crisis.

Por si te lo perdiste:

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir las últimas novedades sobre pensiones y hazte con nuestra guía sobre el futuro de las pensiones.

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tranquil@, tu dirección de email no se publicará

Edición editorial: Juan F.Samaniego

Todo lo que WTW puede ofrecer a tu empresa

Bienestar integral

Pide información

Bienestar económico/financiero

Pide información

Quizás te interese

Previous Next