Lupa
Button toggle Button toggle
Inicio Flecha a la derecha Categorías ... Flecha a la derecha ... Flecha a la derecha Claves para una buena educación financiera en las ... Comunicar los...
Botón de scroll

Claves para una buena educación financiera en las empresas y fuera de ellas

Rectangules
4 de noviembre de 2022

NUESTROS EXPERTOS:

Tiempo de lectura
4 minutos

Edición editorial:

Juan F.Samaniego

Conocer cómo funcionan los mercados financieros y el ahorro en el mundo es clave para entender los productos disponibles y para mejorar la situación económica de las personas a corto y largo plazo. Por eso es muy importante que los ciudadanos de a pie cuenten con una buena educación financiera.

Como ya nos demostró la pandemia en su etapa más restrictiva, poseer estos conocimientos nos ayudará a ser más resilientes cuando se produzca una coyuntura de crisis. Lo que significa que la educación financiera permite reforzar las economías familiares para hacerlas más resistentes ante posibles imprevistos negativos, y también para hacerlas menos dependientes del Estado y de otros agentes.

New Call-to-action

¿Qué es la educación financiera?

La educación financiera es la capacidad que tiene una persona de comprender cómo funciona el dinero. Es el conjunto de conocimientos sobre finanzas que le permiten garantizarse una buena calidad de vida presente y futura a través de una gestión adecuada de sus ahorros e inversiones.

Contar con una buena educación financiera nos permite tomar mejores decisiones a la hora de administrar nuestro dinero y, por tanto, alcanzar una estabilidad económica.

Conocer esos conceptos básicos de la economía nos ayuda a prevenir el endeudamiento, por lo que es un recurso que nos permite gestionar nuestros recursos con inteligencia y criterio.

Una buena educación financiera mejora nuestra toma de decisiones y nuestra resiliencia financiera ante los imprevistos.

Poseer estos conocimientos nos proporciona también una mayor resiliencia financiera, es decir, una mayor capacidad para afrontar imprevistos económicos negativos, como pueden ser los derivados de la pérdida de empleo, de un posible problema de salud o incluso de una posible separación matrimonial, que son situaciones que afectan especialmente a la economía familiar.

La importancia de la educación financiera fuera y dentro de las empresas

La educación financiera es clave para construir la resiliencia necesaria. De acuerdo con la Comisión Europea, la educación financiera permite:

  • Ayudar a los niños a comprender el valor real del dinero y a aprender a presupuestar y a ahorrar.
  • Dotar a los jóvenes de la preparación necesaria para vivir de manera independiente.
  • Ayudar a los adultos a planificar acontecimientos importantes desde un punto de vista económico, como ser padres o comprar una vivienda.
  • Contribuir a que los ciudadanos sean capaces de estar preparados para hacer frente a situaciones imprevistas, a invertir con juicio y a ahorrar para la jubilación.
  • Reducir el impacto de los fraudes.
  • Ayudar a los adultos a elegir los servicios financieros que mejor se adaptan a sus necesidades y a hacer caso de los avisos de riesgos de las autoridades reguladoras.

A pesar de su importancia, nadie nos enseña educación financiera y en España no se imparte en las escuelas. Es por ello por lo que los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) elaboraron una serie de principios y recomendaciones comunes en educación financiera que todos ellos aplican desde 2005.

La educación financiera no se enseña en las escuelas, de ahí que organismos como la OCDE nos ofrezcan recursos útiles.

Además, se puso en marcha el Portal Internacional de la Educación Financiera, que ofrece recursos de información e investigación y pretende ser un punto de intercambio de educación financiera para todo el mundo.

En este sentido, el paper What Causes Suboptimal Financial Behaviour? An Exploration of Financial Literacy, Social Influences and Behavioural Economics concluye que las personas con mejor nivel de educación financiera tienden a tener más ahorros, gestionar mejor sus deudas, estar más preparados para la jubilación, ser más prudentes a la hora de endeudarse, elegir mejor los productos financieros, conocer mejor sus derechos y el contexto económico, planificar mejor sus finanzas y tener una cobertura adecuada de seguros.

Situación actual de la educación financiera

Un 25% de los jóvenes de los países de la OCDE no es capaz de tomar decisiones básicas relacionadas con el gasto diario. En el otro extremo, uno de cada diez demuestra un conocimiento financiero alto y es capaz de tomar decisiones complejas que serán útiles en el futuro.

Estas son las dos principales conclusiones del test PISA (siglas en inglés del Programa para la Evaluación Internacional de los Estudiantes) para conocer la educación financiera de los jóvenes, elaborado por la OCDE.

Más de 115.000 estudiantes de 20 países participaron en este informe, para el cual los jóvenes tuvieron que pasar una serie de pruebas sobre dinero, economía y finanzas. Los mejores resultados fueron para Estonia y Finlandia, con 547 y 537 puntos respectivamente. España, con 492 puntos (13 por debajo de la media de la OCDE), se encuentra en la zona media del ranking, justo por debajo de Lituania y Rusia y por encima de Eslovaquia e Italia.

La educación financiera de los jóvenes

El informe revela una participación activa de los jóvenes en la economía y las finanzas. Por ejemplo, más de la mitad de los estudiantes tiene una cuenta en un banco o una entidad de crédito y algo menos de la mitad posee una tarjeta (de débito o crédito). Además, hacen compras online de forma habitual usando métodos de pago electrónicos o móviles.

Por otro lado, un 80% de los estudiantes parece capaz de entender documentos económicos básicos (como facturas); y la gran mayoría (un 94%) de los participantes asegura que su fuente principal de información financiera son sus padres, un dato importante, pero que revela la ausencia de otras fuentes destacadas de educación financiera.

El conocimiento financiero de los jóvenes todavía tiene mucho margen de mejora.

En definitiva, el nivel de conocimiento del contexto económico y los mercados financieros por parte de los más jóvenes todavía tiene mucho margen de mejora. Reforzar la educación financiera es clave para que los ciudadanos sean más capaces, a nivel individual, de prepararse y hacer frente a los desafíos económicos y el mundo, en general, sea más resistente a las crisis.

Por si te lo perdiste:

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir las últimas novedades sobre pensiones y hazte con nuestra guía sobre el futuro de las pensiones.

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tranquil@, tu dirección de email no se publicará

Edición editorial: Juan F.Samaniego

Todo lo que WTW puede ofrecer a tu empresa

Bienestar integral

Pide información

Bienestar económico/financiero

Pide información

Quizás te interese

Previous Next