Lupa
Button toggle Button toggle
Inicio Flecha a la derecha Categorías ... Flecha a la derecha ... Flecha a la derecha Ahorro a largo plazo e inversión: por qué no vale... Comunicar los...
Botón de scroll

Ahorro a largo plazo e inversión: por qué no vale solo con acumular dinero

Rectangules
20 de mayo de 2021

NUESTROS EXPERTOS:

Tiempo de lectura
4 minutos

Edición editorial:

Juan F.Samaniego

El último año ha sido, entre muchas otras cosas, un año de ahorro. A finales de 2020, el ahorro financiero de las familias españolas sumaba 2,35 billones de euros. Se trata de 43.000 millones más que a finales del tercer trimestre de 2020. Sin embargo, la gran mayoría de este ahorro se canalizó hacia activos que no ofrecen rentabilidad alguna. Es decir, buena parte de los ahorros perderá poder de compra con el tiempo.

New Call-to-action

La pandemia ha tenido dos caras para los ahorradores. Por un lado, las familias que se han visto afectadas por la crisis del mercado de trabajo han tenido que tirar de sus colchones económicos para afrontar los gastos del día a día. Por otro lado, aquellas personas que han disfrutado de estabilidad laboral y económica, motivadas también por el escenario de incertidumbre, han tendido a ahorrar más.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística, los hogares españoles ahorraron un 19% de su renta disponible en el último trimestre de 2020, frente al 11,7% en el mismo periodo del 2019. Este ahorro puede tener múltiples usos. Si se trata de un objetivo a corto plazo, a modo de colchón para imprevistos, no tiene por qué ser necesario invertirlo. Sin embargo, si el objetivo es a medio o largo plazo, con vistas, por ejemplo, a retirarlo una vez jubilados, la inversión es clave para rentabilizar el ahorro y que no pierda poder adquisitivo.

El ahorro a largo plazo y la inversión de los españoles

De los 2,35 billones de euros que suma el total del ahorro financiero de las familias españolas, más de 990.000 millones están en depósitos, cuentas a la vista y efectivo, según los datos del último informe de la Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos de Pensiones (Inverco). Es decir, se trata de cerca de un billón de euros remunerados al 0%, ahorros que pierden valor de forma constante por causa de la inflación.

El ahorro en activos sin rentabilidad supone así más del 40% del total ahorrado por las familias españolas y marca máximos históricos. El ahorro en depósitos transferibles, que suma más de 800.000 millones, ha crecido un 13,3% en el último año; y el ahorro en efectivo lo ha hecho cerca de un 18%. Este tipo de activos siempre han supuesto el grueso del ahorro en España y parece que la pandemia no ha hecho sino acentuar esta situación.

La mayoría de los hogares que consiguen ahorrar lo hace solo a través de un método, sobre todo, a través de las cuentas corrientes y en metálico.

Entre el resto de activos, el informe de Inverco señala el buen desempeño de las instituciones de inversión colectiva (fondos y sociedades de inversión), que crecieron un 5,9% en el trimestre y cerca de un 3% en el último año, y de las inversiones en renta variable cotizada, que aumentaron un 11% en el cuarto trimestre del año.

Los datos coinciden con la información publicada por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) el mes pasado. Esta señalaba que la mayoría de los hogares que consiguen ahorrar lo hace solo a través de un método. Y lo hacen, sobre todo, a través de las cuentas corrientes y en metálico (más de un 60% de los ahorradores) y las cuentas de ahorro a plazo (8,7%). Productos como los planes de pensiones individuales (6,6%) y los fondos de inversión (3%) son minoritarios.

La rentabilidad real y el ahorro a largo plazo

A la hora de ahorrar, tanto a corto como a largo plazo, la inflación es un factor a tener muy en cuenta. Basta pensar en qué se podía comprar con cinco euros cuando la moneda única fue introducida en la Unión Europea en el año 1999 y qué se puede comprar ahora, o viajar más atrás en el tiempo y pensar en el poder adquisitivo de 1000 pesetas para compararlo con el de seis euros.

La inflación es el aumento de los precios de los bienes y servicios del mercado durante un periodo de tiempo fijo (normalmente, se toma como referencia un año). Así, por ejemplo, la inflación de los últimos 12 meses se situó en España en el 2,2%. Esto quiere decir que con la misma cantidad de dinero hoy se puede comprar un 2,2% menos (de media) que en mayo del año pasado. Y también significa que cualquier ahorro que no esté invertido en productos que generen rentabilidad habrá perdido un 2,2% de su valor.

La inflación se come, poco a poco, los ahorros. A largo plazo, no es suficiente con guardar dinero mes a mes, sino que es necesario invertir y rentabilizar lo ahorrado

A corto plazo, el impacto de la inflación es bajo, aunque se deja notar. Sin embargo, a largo plazo es demoledor. En los últimos 20 años, el Índice de Precios de Consumo (IPC), un dato que sirve para estimar la inflación, ha subido más de un 40%. Esto significa que, si teníamos 10.000 euros en una cuenta corriente en el año 2001, su poder real de compra será hoy más de un 40% inferior.

La inflación se come, poco a poco, los ahorros. A largo plazo, no es suficiente con ser capaces de guardar dinero mes a mes, sino que es necesario invertir y rentabilizar lo ahorrado. De hecho, incluso las alternativas de inversión más conservadores (de riesgo bajo) se ven afectadas seriamente por la inflación. Por eso, el ahorro a largo plazo requiere de una estrategia de inversión clara en la que se fijen los objetivos, los importes a invertir y los niveles de riesgo que se pueden tolerar en función del perfil del ahorrador.

Por si te lo perdiste:

Suscríbete a nuestra newsletter “PENSIONS 360º” para recibir las últimas novedades sobre pensiones y jubilación.

Suscríbete a nuestra newsletter «RISKS 360º» para recibir las últimas novedades sobre riesgos financieros, profesionales y corporativos o ciberriesgos.

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tranquil@, tu dirección de email no se publicará

Edición editorial: Juan F.Samaniego

Todo lo que WTW puede ofrecer a tu empresa

Futuro del trabajo y organización

Pide información

Benefits Access

Pide información

Quizás te interese

Previous Next