¿Qué nuevos riesgos tendrá que afrontar tu flota de vehículos con el Internet de las Cosas?

¿Qué nuevos riesgos tendrá que afrontar tu flota de vehículos con el Internet de las Cosas?

publicado en: Gestión de Riesgos | 0

SUSCRÍBETE

Los móviles, los televisores o los relojes están conectados a Internet. Ya no nos sorprende. En los próximos años, despegará también Internet en el sector transportes. Veremos cada vez coches, autobuses o camiones con acceso a la red. Hoy hay más de 16.000 millones de objetos conectados en el planeta. Son los cimientos del Internet de las Cosas (IoT). En 2020 serán 30.000 millones y, antes de 2025, 70.000 millones.

Los números pronosticados por la consultora IHS Markit reflejan una tendencia imparable. De estos objetos conectados, una buena parte serán vehículos. De los menos de 40 millones de vehículos IoT que hay en la actualidad, se pasará a más de 400 millones en 2021, según Business Insider Intelligence. Todo esto supondrá muchas ventajas para las compañías que operan con flotas. Pero también riesgos.

 

Ventajas del IoT en gestión de flotas

El whitepaper El Internet de las Cosas y el futuro del transporte, elaborado por Willis Towers Watson, recoge los principales cambios que Internet va a provocar en el sector transportes. Las ventajas del Internet of Things en gestión de flotas pasan por la sensorización de los vehículos, su conectividad y utilizar los datos recabados para ganar eficiencia y mejorar la toma de decisiones. Estas son algunas de las ventajas del IoT en los transportes.

Las ventajas del Internet of Things en gestión de flotas pasan por la sensorización de los vehículos, su conectividad y utilizar los datos recabados para ganar eficiencia y mejorar la toma de decisiones

  • El control y optimización de la ruta en tiempo real, aumentando la eficiencia y reduciendo costes en combustibles, personal y vehículos.
  • Mejora de la asistencia a los conductores y el control de sus hábitos para anticipar incidentes y mitigar riesgos.
  • El mantenimiento predictivo de los vehículos, anticipando posibles averías y eliminando gastos imprevistos.
  • Acceso a la información de la carretera en tiempo real, mejorando la capacidad de reacción de las compañías ante incidentes no previstos.
  • Mejora de la seguridad del trabajador y del vehículo, reduciendo el tiempo de reacción en caso de accidente.
  • Optimización a todos los niveles mediante el recabado de datos y su análisis, los cuales también contribuyen a la toma de decisiones de los directivos.

 

Internet en el sector transportes: los riesgos

Existen varios riesgos derivados del proceso de implantación del Internet de las Cosas en la gestión de flotas. Desde la pérdida de competitividad por no saberle sacar todo el partido a los datos a las dificultades generadas por la falta de conocimiento específico sobre las soluciones tecnológicas. Aun así, los grandes riesgos que implica internet en el sector transportes son, básicamente, de un solo tipo: cibernéticos.

“A medida que crece la conectividad en el mercado del automóvil, el gran desafío es desarrollar herramientas seguras que prevengan los ciber ataques”

Mantener la ciber seguridad de los vehículos conectados es el desafío más apremiante en el sector. “A medida que crece la conectividad en el mercado del automóvil, el gran desafío es desarrollar herramientas seguras que prevengan los ciber ataques”, explica Tom Srail, Regional Industry Leader for Willis Towers Watson’s Technology, Media and Telecommunications practice.

Y es que los vehículos, como cualquier otro objeto conectado, pueden ser objetivo de los ciber criminales. Un ataque a través del Internet de las Cosas puede conllevar el robo de mercancías o vehículos, espionaje industrial, sustracción de información que otorgue a la competencia ventajas comerciales o daños directos a la infraestructura del negocio.

Además, los riesgos indirectos de un ciber ataque incluyen los costes por responsabilidades derivadas del ataque y el impacto sobre la reputación de la marca. “Se hace necesaria una amplia revisión de la arquitectura de los sistemas conectados de los vehículos para reforzar la resistencia ante los ciber ataques, incluyendo el desarrollo de hardware y software específicos para la seguridad de los vehículos y la protección de datos”, concluye Tom Srail.

Todo esto, en el plano inmediato. A medio y largo plazo, la conectividad de los vehículos y la penetración de Internet en el sector transportes dará paso a la inteligencia artificial y a la automatización de las flotas. Entonces, los riesgos también serán otros y estarán vinculados al desarrollo de nuevos modelos de negocio, a la gestión de las plantillas y a los desafíos propios de controlar una flota de vehículos sin conductor.

 

New Call-to-action

 

Comparte

Dejar una opinión