¿Qué hacer en una crisis empresarial y cómo la póliza de D&O puede dar soluciones?

¿Qué hacer en una crisis empresarial y cómo la póliza de D&O puede dar soluciones?

publicado en: Gestión de riesgos | 0

 

Mediante este artículo, queremos exponer como puede la póliza de D&O responder a diferentes situaciones en una crisis empresarial por diferentes motivos. A todos nos pueden venir ejemplos de los últimos meses, en los que a raíz de una situación particular, se crea una tormenta perfecta que afecta a todas las áreas de la empresa.  De cara a entender cómo la póliza de D&O puede responder, revisaremos diferentes situaciones que pueden darse en este tipo de crisis y cómo, de manera teórica, se podría haber accionado la póliza de D&O ante dichos eventos.

 

Ejemplo de crisis empresarial

SUSCRÍBETE

Para situarnos y entender en qué ejemplos se podría accionar la póliza de D&O, además de las clásicas reclamaciones formuladas contra un Consejero o Administrador, imaginemos una compañía que a raíz de un evento crítico o una decisión de expansión no adecuada, viera cómo en los últimos meses la situación financiera se hubiera deteriorado. Esta crisis podría haber venido motivada por la alta competencia en su sector, el cambio de las dinámicas de sus consumidores, la incorporación de nuevos canales de venta en el sector (por ejemplo, venta online) en los que la compañía no tuviera una propuesta de valor tan sólida respecto a sus competidores, etc. A raíz de todos o alguno de estos factores, podría suceder que existiera un cambio en la dirección de la compañía con el objetivo de:

  • cambiar el rumbo de la misma,
  • reformular las cuentas para que reflejaran la imagen fiel de la compañía a raíz del reconocimiento de pérdidas,
  • o, por último, anunciar un “profit warning” a sus accionistas al entender que no se podrían cumplir las expectativas de crecimiento sugeridas anteriormente.

Como comentábamos, todos estos ingredientes podrían ser suficientes para crear una tormenta perfecta que se tradujera en un gran impacto en diversas cuestiones a nivel de management, y aquí es donde entra en acción la póliza de D&O pare ofrecer sus coberturas: 

 

1.- Reformulación de las cuentas

Hoy en día, las pólizas de D&O suelen recoger una extensión de cobertura llamada Gastos de Gestión de Crisis o Servicios de Gestión de Crisis, dependiendo del condicionado y asegurador. Mediante dicha extensión, se dan cobertura a los gastos en los que se tenga que incurrir para la contratación de asesores de crisis (expertos en relaciones públicas); es decir, en servicios prestados por asesores de crisis relacionados con la comunicación externa o interna para minimizar el efecto de dicha crisis.

Dentro de los diferentes supuestos, basados en nuestro ejemplo, se podría activar la cobertura bajo la necesidad del “Reajuste de cuentas financieras”, al haber sido registradas y hecho públicas (para conocimiento de reguladores, inversores y accionistas etc).

Por lo general, se considera que una crisis empresarial se caracteriza por la falta de tiempo e información para una gestión correcta. Cada vez es más común que empresas con un cierto nivel de especialización tengan un plan de gestión de crisis empresarial redactado, para no tener que caer en la improvisación. Es importante destacar que, hoy en día, cualquier crisis (por pequeña que pueda parecer), se magnifica con el amplificador de Internet y las redes sociales. Por este motivo, resulta fundamental gestionar la crisis de manera correcta. En este sentido, se tenga o no un plan establecido, la póliza acepta la utilización de la extensión para cubrir los gastos en los que se incurra durante la contratación de asesores.

 

2.- Salida de un D&O

Como apuntábamos, las crisis empresariales pueden sacudir el management de la compañía de diferentes maneras. Por un lado, puede ser un Directivo el que, con su salida, cause la propia crisis; o, si no, que con la intención de cambiar la tendencia, se decida prescindir de ciertas figuras relevantes en el organigrama de la Compañía.

Las pólizas de D&O dan cobertura a reclamaciones que se realicen contra D&Os pasados, presentes y futuros de la compañía, siempre y cuando la póliza esté en vigor.

Desde el punto de vista de un D&O saliente, es importante tener en cuenta que las pólizas de D&O dan cobertura para reclamaciones que se realicen contra D&Os pasados, presentes y futuros de la Compañíal, siempre y cuando la póliza esté en vigor.

Por ejemplo, en el caso de no renovarse la póliza, para aquellas personas aseguradas que hubiesen cesado de su posición previamente a la no renovación, es común que las pólizas ofrezcan cobertura por un periodo extendido de tiempo, durante el cual se podrán notificar reclamaciones recibidas por actos cometidos en su calidad de Administradores, Directores o Consejeros. Actualmente, este periodo de notificación adicional se ofrece por 6 años, aunque es más común ver periodos ilimitados ofrecidos por el mercado.

 

3.- Imagen pública de un D&O

Siguiendo con el ejemplo teórico, supongamos que se hubieran publicado noticias que podrían atentar sobre la profesionalidad de uno de los Consejeros o Administradores de la compañía durante su gestión.

Si se dieran una serie de circunstancias como la existencia de una reclamación o investigación, dicho D&O podría accionar la extensión de gastos de relaciones públicas. Extensión que básicamente ofrece costear los gastos relativos a una empresa o un consultor de relaciones públicas, una empresa de gestión de crisis o un bufete de abogados, con el fin de evitar o limitar los efectos adversos o la publicidad negativa que se prevea que pueda derivarse de esas reclamaciones o investigaciones realizadas en su contra.

 

4.- Reclamaciones por Operaciones de Valores

Siempre se ha destacado que la póliza de D&O está diseñada para proteger el patrimonio personal de los D&Os de la Sociedad. Sin embargo, existen una serie de coberturas que son también extensibles a la Compañía. Una  de ellas, es la conocida como “Cobertura C o Reclamaciones por Operaciones de Valores”.

La figura del Corredor tiene que emerger para apoyar a su cliente y garantizar que se obtiene valor de la póliza de D&O de la manera adecuada

Se ofrece cobertura por reclamaciones cuando se alegue un error de gestión presentada por un accionista con respecto a los intereses en los valores de la Sociedad. También se ofrece cobertura para cualquier procedimiento administrativo o regulatorio que se iniciará contra la Sociedad derivado de la adquisición o venta, oferta o solicitud de dichos valores.

Siguiendo con el ejemplo y considerando que nuestra compañía fuera una cotizada, en el pasado hemos sido testigos de accionistas que iniciaban medidas contra el management, entendiendo que sus intereses habían sido dañados por decisiones erróneas tomadas en la gestión de la Compañía.

La cobertura se hace extensible tanto a los D&Os como a la Sociedad, pagando los gastos de defensa incurridos y el potencial perjuicio al que fuesen condenados ambos.

 

5.- Posible cambio de control

Por último, pensemos que a raíz de la crisis empresarial el valor de la acción hubiese caído a niveles mínimos y que un Grupo Inversor quisiera hacerse con el control del grupo, aprovechando el “bajo” coste de la operación.

En caso de cambio de control, en circunstancias normales, la póliza cesaría de ofrecer cobertura para todos aquellos actos cometidos con posterioridad a la fecha en la que se produzca, y solo ofrecerá la posibilidad hasta el vencimiento del periodo de seguro de reportar reclamaciones recibidas y basadas en hechos ocurridos con anterioridad a la fecha de cambio de control.

Como ya pudimos explicar en un post anterior sobre cómo salir con garantías de una compañía en la que has ejercido como D&O, la práctica de mercado y recomendación por parte del equipo de FINEX de Willis Towers Watson es contratar el llamado “Periodo Adicional de Notificación” (popularmente conocido como “Run Off”) para garantizar que las reclamaciones que se puedan recibir por hechos anteriores a producirse un cambio de control puedan ser cubiertos mediante la póliza por un periodo superior al vencimiento natural que hubiese tenido la póliza vigente.

Esta es la forma de garantizar que los D&Os gozarán de protección por las responsabilidades derivadas del desempeño de sus funciones en el Grupo mientras que ejercieron sus funciones de manera independiente.

A pesar de todas estas ventajas, en este tipo de situaciones de crisis es común no recurrir a usar la póliza de D&O; ya sea por desconocimiento de las diferentes coberturas que podrían ser utilizadas, o porque, en ese momento, posiblemente los seguros son lo último en la lista de cuestiones en las que pensar / actuar. En ese punto, la figura del corredor tiene que emerger para apoyar a su cliente y garantizar que se obtiene valor de la póliza de la manera adecuada.

 

New Call-to-action

 

Comparte

Dejar una opinión