No solo Notre Dame: Tu empresa también es vulnerable al incendio

No solo Notre Dame: Tu empresa también es vulnerable al incendio

publicado en: Gestión de riesgos | 0

Una vez más, hemos sido testigos de cómo uno de los buques insignia de Francia y emblema de las catedrales góticas europeas, capaz de resistir más de ocho siglos a convulsiones históricas como la Revolución Francesa, ha sucumbido a un incendio accidental. No en vano, el incendio es la razón de ser del sector asegurador: fue un incendio, el ocurrido en Londres en 1666 y que arrasó 12.300 viviendas y 87 iglesias, el motivo por el que se creó la primera compañía aseguradora en 1667.

SUSCRÍBETE

Y es que la de París no es, ni mucho menos, la primera tragedia de estas características. Haciendo un repaso solo a la época contemporánea, encontramos otros muchos ejemplos de edificios emblemáticos destruidos por la acción de las llamas:

  • El Gran Teatro del Liceo de Barcelona (año 1994), de gran analogía con el incendio de la Catedral de París, tanto por la posible causa (aún por confirmar, si bien todo apunta a los trabajos de reformas y rehabilitación) como por la imposibilidad de extinguir el incendio desde el interior.
  • El Palacio de los Deportes de Madrid (año 2001), provocado por las chispas de un soplete durante las tareas de impermeabilización de la cubierta.
  • La Torre Windsor (año 2005), destruida como si del coloso en llamas se tratara. La Torre contaba con más de 30 plantas y se encontraba en pleno corazón de Azca (Madrid). La principal hipótesis de la causa, un cortocircuito.
  • El centro comercial Rivas Centro (año 2011), en la Comunidad de Madrid, que supuso la devastación de numerosos locales y la escenificación del pánico por parte del centenar de personas que tuvieron que ser desalojadas.
  • El incendio del Teatro Alcázar (año 2013) destruyó la cubierta del edificio y recordó a la tragedia ocurrida en 1983 en la discoteca Alcalá 20, en la que se registraron 83 muertos (la causa, por cierto, fue también un incendio).
  • Los Juzgados de lo Social de Madrid, en la céntrica plaza de los Cubos (año 2014), también ardieron durante las tareas de mantenimiento en una torre de refrigeración.
  • Las causas del incendio de la Torre Residencial Grenfell de Londres (año 2017), que provocó varios muertos y 50 personas hospitalizadas, se atribuyen a un frigorífico defectuoso o problemas en el cableado.

Si bien hemos hecho una retrospectiva por los incendios más recientes relacionados con edificios emblemáticos por su similitud con el ocurrido recientemente en París, lo cierto es que las construcciones del ámbito empresarial e industrial tampoco están exentas. Elementos eléctricos, chispas mecánicas, cigarros, líquidos inflamables, trabajos de corte y soldadura… cualquier pequeño error o despiste puede desencadenar una verdadera tragedia.

En el caso de la Catedral de Notre Dame, por tratarse de un Bien Patrimonio Mundial de la Humanidad y, por tanto, por tener un valor incalculable, no existe compañía aseguradora ni prima de riesgo que pueda asegurarla. Sin embargo, si lo ocurrido lo extrapolamos a un edificio menos singular y por lo tanto asegurable, necesitamos contar con el mejor asesoramiento, el mejor equipo de gestión de siniestros y con la póliza más eficaz en el momento del siniestro, que responda a la siguiente pregunta: ¿tenemos seguro o estamos asegurados?

 

Siniestros provocados por incendios: coberturas y servicios recomendados

Para ayudarte a responder a la pregunta de si tu empresa estaría correctamente asegurada en caso de que se produjera un incendio, la Directora de Mercado Medio (Industrias y Servicios) de Willis Towers Watson, Pilar Manjón, detalla las coberturas y servicios con los que debería contar tu programa de seguros:

Cobertura Todo Riesgo Daño Material

Cuando se trata de un bien inmueble asegurable, que garantice la reconstrucción del mismo, en las mismas condiciones en las que estaba justo antes del siniestro. La compañía que asegure el inmueble bajo este contrato, tendrá el derecho de subrogarse en los derechos del Tomador/Asegurado y ejercer su acción de repetición contra el responsable causante del daño, salvo pacto en contrario. También es recomendable contratar coberturas optativas como la Pérdida de Beneficios y/o alquileres, Equipos Electrónicos, Avería Maquinaria entre otras, así como la revisión exhaustiva de cláusulas y exclusiones aplicables.

En el caso de la Catedral de Notre Dame, por tratarse de un Bien Patrimonio Mundial de la Humanidad y, por tanto, por tener un valor incalculable, no existe compañía aseguradora ni prima de riesgo que pueda asegurarla.

Cobertura de Bienes Preexistentes

Cuando el inmueble se encuentre en situación de obras, hay que prestar especial atención a la cobertura de Bienes Preexistentes con el fin de garantizar el propio inmueble donde se realizan las obras, ya sea a través de la aceptación expresa de la agravación del riesgo por parte del asegurador de Daños, o bien a través de la cobertura de la póliza Todo Riesgo Construcción en exceso o en defecto de la anterior.

Cobertura de Perjuicios Patrimoniales Puros

Para cubrir todos los perjuicios económicos que podría ocasionar el incendio a terceros, como los comercios, oficinas, restaurantes, etc. que se encuentren localizados en los alrededores. Estos locales se pueden ver obligados a cerrar durante la adopción de medidas de seguridad, los trabajos de remoción de los escombros y resto de medidas que puedan ser necesarias hasta la reconstrucción del inmueble.

Cobertura de Seguro Todo Riesgo Construcción

Para los daños a la propia obra. Cabe destacar la importancia de incluir la descripción detallada de la obra o proyecto, así como el valor de la misma, e incluir coberturas adicionales como Riesgos de la Naturaleza, Terrorismo, Bienes Preexistentes, Gastos de remoción y demolición de escombros, Huelgas, Honorarios Profesionales, Horas extraordinarias, Robo, coberturas de error de diseño, periodos de prueba y de mantenimiento amplio, posibles prórrogas en caso de que se prolonguen las obras y la revisión de cláusulas y exclusiones aplicables.

Coberturas de Responsabilidad Civil, tanto de Explotación como de Construcción

Será importante reflejar la descripción detallada de la actividad asegurada y del proyecto u obra a realizar. Se aconseja incluir como asegurados a todas las partes intervinientes en la obra y a su vez como terceros, si fuese necesario. También conviene contratar límites de indemnización suficiente para atender las posibles reclamaciones de terceros, y debe estudiarse la necesidad de contratar otras coberturas como Profesional, Subsidiaria de Contratistas y Subcontratistas, Trabajos en Caliente, Daños a conducciones y/o colindantes, Daños a Preexistentes, Patronal, Cruzada, Utes, Productos / Post-Trabajos, Bienes confiados, Patrimoniales Puros, periodo de prueba y mantenimiento, defensa y fianzas, Liberación de Gastos, entre otras. Por último, han de revisarse todas las cláusulas y exclusiones aplicables.

Debemos contar con una póliza que resulte eficaz cuando ocurra el siniestro asumiendo las elevadas indemnizaciones y protegiendo la cuenta de resultados del asegurado, pero también prevenir.

Cobertura de Arte

Su contratación es imprescindible cuando se trata de piezas con un valor histórico y/o artístico. Aplicación de la modalidad de valoración adecuada, en este caso se recomienda contratar bajo el criterio de “valor acordado” (valores a asegurar, pactados y aceptados entre asegurado y asegurador). Los seguros de Arte, además, contemplan cláusulas necesarias para una completa cobertura, como son, entre otras, las de Demérito, Restauración, Descabalamiento, Pares y Juegos, Marcos y Cristales, Libre designación de restaurador, Gastos de documentación, etc.

 

¿Qué valor añadido puede aportar un bróker en la gestión de tus seguros?

La razón de ser de un bróker es el apoyo y la defensa de nuestros clientes, ofreciendo un alto estándar de calidad de servicio y soluciones aseguradoras que optimicen el Coste total del Riesgo y garanticen una correcta transferencia a las aseguradoras.

Podemos mencionar valores añadidos como:

  1. Equipos Especializados en los diferentes ramos: Daños, Responsabilidad Civil General, Profesional, Medioambiental, de Consejero y Directivos, Cyber, Crimen, Construcción, Arte, Crédito, Flotas, Health & Benefits,..
  2. Auditoría de seguros y análisis y revisión de obligaciones contractuales de los proveedores, inquilinos, contratistas, prestadores, respecto a las cláusulas de seguros y en general cualquier requerimiento que deba ser tenido en cuenta para la correcta adaptación de las pólizas.
  3. Equipo de gestión y tramitación de los Siniestros: Unidad especializada y dedicada exclusivamente a la gestión del incidente, con el correspondiente análisis de la ocurrido y la activación de la cobertura afectada, seguimiento pericial, implicación en la negociación y perseguir la obtención de la resolución más satisfactoria del siniestro.
  4. Servicio de Ingeniería y Gerencia de Riesgos: equipo de ingenieros que evalúen los riesgos y propongan medias de prevención para la mejora del riesgo a través de informes de Recomendaciones, Fichas de Seguridad, Mapas de Riesgo, Continuidad de Negocio.
  5. Elaboración de Protocolos para la gestión de los contratos y la gestión de los siniestros.
  6. Asesoramiento continúo durante la vida de las pólizas que permita implantar mejoras, ampliar coberturas, eliminar exclusiones y mantener el programa de seguros adaptado a la realidad empresarial o industrial del riesgo.
  7. Soluciones adaptadas a las necesidades planteadas por nuestros clientes, como desgloses de primas, cláusulas de beneficiarios.

 

Mejor prevenir que curar

La moraleja o reflexión que hacemos ante un incidente como el ocurrido en Notre Dame, es lo importante que es prevenir antes que curar. Es decir, debemos contar con una póliza que resulte eficaz cuando ocurra el siniestro asumiendo las elevadas indemnizaciones y protegiendo la cuenta de resultados del asegurado, pero también prevenir mediante la implantación de los sistemas más adecuados de protección de incendios, y protocolos de emergencia y actuación que eviten el riesgo o aminoren sus consecuencias.

En especial, este tipo de sucesos se pueden ver agravados cuando se realizan trabajos de rehabilitación o reforma, ya que en muchos casos se produce una alteración de los medios habituales de protección como consecuencia de las propias obras (la desconexión de detectores, rociadores o bocas de incendio son solo algunos ejemplos).

Por lo tanto hay que considerar que la seguridad no es un coste, sino una estrategia que ayudará a dar continuidad al negocio y a dar la seguridad necesaria para su crecimiento y consolidación corporativa.
 

New Call-to-action

 

Comparte

Dejar una opinión