¡El seguro de D&O está vivo! Cómo actuar para mantener la póliza de D&O funcional

¡El seguro de D&O está vivo! Cómo actuar para mantener la póliza de D&O funcional

publicado en: Gestión de riesgos | 0

Los contratos de seguro, y especialmente cuando hablamos de pólizas de D&O, suelen ser literalmente “de cajón…de sastre»: una vez renovados desaparecen en un archivo y no vuelven a salir hasta el siguiente año.

El motivo principal es que lo que cubren las pólizas de D&O son reclamaciones de gran severidad, pero no de frecuencia. Distinto es el caso, por ejemplo, de los seguros de Responsabilidad Civil General en determinadas actividades, bajo los que se cursan bastantes reclamaciones a lo largo de su vida, lo cual ayuda para realizar también un cierto “mantenimiento” del propio contrato.

SUSCRÍBETE

En cambio, las pólizas de D&O suelen ser las menos consultadas y permanecen muchas veces “dormidas”, sin activarse durante años. Esta circunstancia conlleva dos grandes desventajas en la gestión de riesgo:

  1. Desconocimiento de los asegurados acerca de la existencia o el funcionamiento de la póliza
  2. El mantenimiento de la póliza es en ocasiones nulo, a pesar de que existen factores que pueden alterar lo cubierto y no cubierto bajo la póliza

En este artículo queremos repasar cómo actuar para mantener la póliza de D&O funcional y al día de manera que, cuando surja un problema real, sea más fácil reaccionar de la forma más rápida y eficiente posible.
 

Modificaciones del riesgo en una póliza de D&O

 

1. Nuevas filiales

 
Hace tiempo ya que en las pólizas de D&O no se nombran a las entidades que entran en el perímetro de cobertura, salvo para caso muy concretos. Por defecto, la compra-venta, creación/ liquidación de sociedades filiales está regulada de forma genérica y la inclusión/exclusión de éstas se activa automáticamente.

Ahora bien, los contratos siempre contendrán determinadas excepciones que requieren de un proceso de revisión por parte de la aseguradora para estimar si se puede asumir el riesgo, o si aplica una prima adicional, etc. Es una cuestión de gestión de riesgo.

En las pólizas de D&O no se nombran a las entidades que entran en el perímetro de cobertura, salvo para caso muy concretos»

Estas excepciones suelen ser similares a pesar de los diferentes condicionados de D&O, aunque con matices: las nuevas filiales que se adquieran o que se creen durante el periodo de la póliza y que necesitan la aprobación de la aseguradora para ser incluidas suelen ser:

  • Entidades domiciliadas en los EE.UU.
  • Entidades cotizadas en bolsa
  • Entidades que superan un determinado umbral de volumen de activos del tomador de la póliza

 

2. Cambios de control

A lo largo de la vida de una empresa pueden ocurrir los llamados «cambios de control» que afectan en casi todos los casos directamente a la gestión de la compañía. Para que sea posible controlar este riesgo – tanto desde un punto de vista de suscripción de las aseguradoras como por una pura cuestión de “Risk Management” por parte de las empresas y sus bróker de seguros – las pólizas de D&O regulan estos “Cambios de Control” de tal forma que cuando suceden, la póliza deja de cubrir actos u omisiones cometidas después del cambio de control y se abre la puerta a:

  1. Negociar un periodo de “Run Off” para cubrir durante un determinado periodo hechos previos al cambio, y
  2. Negociar la contratación de una nueva póliza para cubrir reclamaciones derivadas de hechos posteriores al cambio.

Ahora bien, ¿cuáles son los eventos que nos pueden llevar a que se active la cláusula? Nos encontraremos con diferentes hechos que pueden llevarnos a comunicar el cambio de control a la aseguradora. Los más frecuentes que aparecerán en el clausulado de la póliza son:

  • la fusión del tomador del seguro con otra entidad, de forma que el tomador del seguro no sea la entidad superviviente
  • la adquisición del tomador del seguro por un grupo de personas o entidades que obtengan más del 50% de los derechos de voto en la misma o controlen el nombramiento de los consejeros con capacidad para ejercer la mayoría de los derechos de voto en el consejo de administración de la misma
  • la toma de control del tomador del seguro por otra entidad u organismos en virtud de una ley o decreto
  • el nombramiento de un liquidador o figura equivalente en el tomador del seguro.

Las pólizas de D&O regulan estos “Cambios de Control” de tal forma que cuando suceden, la póliza deja de cubrir actos u omisiones cometidas después del cambio de control»

 

3. Emisiones de valores (bonos, salidas a bolsa)

Las pólizas de D&O pueden llegar a cubrir a reclamaciones por operaciones de valores, aunque si la empresa nunca ha tenido exposición a un mercado de este tipo – bien emitiendo deuda o acciones – lo más probable es que por defecto no se cubran reclamaciones relacionadas con este ámbito. Es más, aun estando cubiertas por la póliza antiguas emisiones de valores, las nuevas suelen estar excluidas y se tendrá que estudiar su inclusión bajo la póliza:

“Para cualquier emisión de valores realizada durante el periodo de seguro, el asegurado deberá facilitar a la aseguradora toda la información y documentos disponibles en relación con dicha oferta, negociación o cotización de valores y la aseguradora, a su discreción, podrá proporcionar cobertura para reclamaciones relacionadas con las mismas en los términos, condiciones, limitaciones y con la prima adicional que considere adecuados.”
 

La importancia de la gestión del siniestro en una póliza de D&O

Es de todos los anteriores puntos comentados el más conocido, pues al fin y a cabo es el objetivo de los seguros: cubrir pérdidas causadas por un siniestro.

No obstante, queremos dedicarle un apartado para al menos resaltar que lo que ayudará desde el primer momento de un siniestro es disponer de un bróker con un departamento de siniestros especializado con capacidad y conocimientos para actuar en tiempo y forma, y asesorar y negociar a lo largo del proceso de la reclamación con las aseguradoras.

Adicionalmente, recomendamos la implementación de un protocolo de siniestros que orienta a los asegurados a la hora de gestionar los primeros pasos y permita controlar el siniestro desde el primer momento para evitar resultados indeseados.

En definitiva, los contratos de seguro D&O no son estáticos, sino que contienen variables importantes a tener en cuenta durante la vida de la póliza, pues puede ser necesario actuar en determinado momento y notificar determinados hechos a la aseguradora: bien porque se adquiere una empresa de gran tamaño, bien porque se decide salir a bolsa, o bien porque la empresa resulta inmersa en un cambio de control.

El rol de los bróker es fundamental para ayudar en estas situaciones a hacer una gestión de riesgo rápida y eficaz, y poner a día la póliza de D&O cuando sea necesario.
 

New Call-to-action

 

Comparte

Dejar una opinión