Ciberseguridad y smart cities: los ciber riesgos en las ciudades conectadas e inteligentes del futuro

Ciberseguridad y smart cities: los ciber riesgos en las ciudades conectadas e inteligentes del futuro

publicado en: Ciberseguridad | 0
SUSCRÍBETE

Las smart cities son ya una realidad. Hace un siglo, menos de uno de cada tres habitantes del planeta vivía en una ciudad. Hoy lo hace el 55%. En 2050, según pronostica la ONU, el 68% de la población mundial vivirá en grandes núcleos. La rápida urbanización de las sociedades humanas presenta múltiples desafíos. Sus soluciones pasan por ciudades más eficientes, inclusivas, sostenibles y conectadas. Pero el desarrollo de las llamadas smart cities también está plagado de retos.

La conectividad abre la puerta a la inteligencia de los datos. Con las infraestructuras, los servicios, las viviendas, los vehículos y las personas conectadas, las smart cities buscarán nuevos niveles de gestión y organización, así como un consumo más eficiente de los recursos. Sin embargo, las ciber amenazas acechan a todo lo que está conectado y las ciudades inteligentes no se libran de ciber riesgos.


La inteligencia de las ciudades conectadas

En el ayuntamiento de Madrid, casi todas las intervenciones de los servicios municipales (desde arreglar una farola a la recogida de basuras) están integradas en la plataforma MINT, desde donde son monitoreadas. En Barcelona, el sistema de transporte público está digitalizado, con la vista puesta en un futuro automatizado y eficiente en el consumo energético. Y en A Coruña, todas las obras y proyectos de la ciudad pueden consultarse en un portal abierto.

Son solo tres ejemplos, aunque podrían ser muchos más, de cómo están cambiando las ciudades a través de la tecnología y la conectividad. En las smart cities del futuro, desde los vehículos autónomos hasta los edificios, pasando por todo el mobiliario urbano y, por supuesto, las personas estarán conectados. El internet de las cosas, la inteligencia de los datos y el aprendizaje automático (machine learning) jugarán un papel central en este futuro.


8 ciber riesgos de las smart cities

Los desafíos de las ciudades inteligentes son muchos y variados, empezando por la necesidad de fuerte inversión para hacerse realidad y terminando por el riesgo de primar las tecnologías de las cosas por encima de las personas. En materia de ciberseguridad.

Toda tecnología es susceptible de tener problemas de ciberseguridad y de ser atacada por individuos con intenciones dañinas

“La incorporación de tecnologías nuevas y la, cada día, mayor dependencia de ellas hace aparecer nuevos riesgos y amenazas que antes no existían. Toda tecnología es susceptible de tener problemas de ciberseguridad y de ser atacada por individuos con intenciones dañinas. Debido a ello, resulta altamente prioritario que las ciudades inteligentes estén protegidas contra ciberataques de forma adecuada y que se minimicen al máximo los posibles riesgos y amenazas”, señalan en el informe Smart Cities ante el desafío de la seguridad elaborado por el Centro de Ciberseguridad Industrial.

De acuerdo con la organización público-privada, estos son los principales retos en la seguridad cibernética de las ciudades.

Los riesgos pueden controlarse o minimizarse mediante una serie de actuaciones básicas que pasan, en gran medida por las labores de auditoría y gestión

  1. Ciberseguridad pobre o inexistente, tanto a nivel general como particular. El nivel de seguridad de un sistema lo marca su elemento más desprotegido.
  2. Proveedores de tecnología que dificultan o imposibilitan la investigación en ciberseguridad.
  3. Complejidad excesiva de los sistemas y las plataformas, en los que es difícil localizar un ataque y frenarlo.
  4. Falta de evaluaciones de seguridad sobre dichos sistemas, plataformas y tecnologías.
  5. Sistemas heredados con baja seguridad como, por ejemplo, plataformas software que no se actualizan o tecnologías en las que es imposible implementar sistemas de cifrado.
  6. Susceptibilidad a ataques DoS o de denegación de servicio, con múltiples ataques dirigidos a un mismo punto con el objetivo de dejarlo sin servicio. Los ataques podrían incluso generarse desde los propios objetos conectados de la ciudad o, al menos, desde aquellos con una seguridad deficiente.
  7. Riesgos derivados de un funcionamiento inadecuado de la Administración para gestionar los retos de las ciudades conectadas.
  8. Ausencia o elaboración pobre de planes de emergencia contra ciberataques y carencia de equipos de respuesta a incidentes.

Cómo hacer frente a los ciber riesgos de una ciudad

Los puntos anteriores pueden traducirse en problemas concretos como el colapso de la red eléctrica, el apagón de los sistemas de transporte e, incluso, los vehículos privados, o la obstaculización del tráfico mediante el uso malintencionado de los semáforos. Sin embargo, los riesgos pueden controlarse o minimizarse mediante una serie de actuaciones básicas que pasan, en gran medida, por las labores de auditoría y gestión. Según el Centro de Ciberseguridad Industrial, acciones como poner en marcha mecanismos manuales de respaldo en determinados servicios (reducir la dependencia tecnológica), llevar a cabo pruebas de seguridad periódicas en redes y plataformas, asegurarse de que los contratos de servicios con terceras empresas incluyen soluciones de ciberseguridad, o establecer protocolos de actuación rápidos así como sistemas de respaldo son clave para lograr que las ciudades del futuro sean tan inteligentes como seguras.


New Call-to-action


Comparte

Dejar una opinión