Salud mental: la gran tendencia 2020 para el bienestar de los empleados

Salud mental: la gran tendencia 2020 para el bienestar de los empleados

Las estrategias de atracción y retención del talento hace tiempo que dejaron de estar centradas solo en lo puramente económico. El bienestar del empleado es cada vez más importante y la salud mental y emocional recibe cada vez más atención. La depresión, la ansiedad y el estrés afectan de forma directa al bienestar de la plantilla y son obstáculos para la productividad. Es hora de hablar abiertamente de salud mental en el trabajo.

SUSCRÍBETE

 

La salud mental y la productividad de la empresa

La depresión y la ansiedad tienen un impacto económico significativo. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), el coste estimado para la economía mundial por pérdida de productividad es de 1.000 millones de dólares al año. Además, señalan que por cada euro destinado por la empresa a la mejora de la salud mental se obtiene un retorno de hasta cuatro euros.

Y es que un ambiente de trabajo negativo puede generar problemas tanto físicos como mentales entre los empleados e incide directamente en el aumento del absentismo y la baja productividad. Por el contrario, las empresas que promueven prácticas para mejorar el bienestar emocional de sus trabajadores y apoyan a las personas con trastornos mentales logran reducir el absentismo y aumentar la productividad, y obtienen otros beneficios económicos asociados.

Por último, según la OMS, existen multitud de factores que aumentan el riesgo de que los empleados sufran trastornos mentales como la ansiedad o el estrés. Sin embargo, existen siete elementos que tienen más importancia que el resto:

La salud mental se está convirtiendo en un verdadero problema de retención de talento para las empresas y cada vez más trabajadores demandan políticas adecuadas para asegurar su bienestar emocional»

  • Políticas de salud y bienestar inadecuadas
  • Mala comunicación interna
  • Participación limitada en la toma de decisiones y poco control sobre el área propia de trabajo
  • Escasas muestras de apoyo por parte de la dirección y los mandos intermedios
  • Jornadas laborales y horarios rígidos e inflexibles
  • Poca claridad en las tareas y los objetivos marcados

Así, la salud mental se está convirtiendo en un verdadero problema de retención de talento para las empresas. Y cada vez más trabajadores demandan políticas adecuadas para asegurar su bienestar emocional. La conversación sobre salud mental está cambiando, aunque la forma de abordarla es todavía incierta en muchas empresas.
 

El bienestar emocional de los empleados

Toda estrategia de talento debe abordar el bienestar de los empleados de forma integral. Esto es, debe tener en cuenta el bienestar físico, económico, social y mental de los trabajadores. El manejo de la ansiedad y el estrés y la tranquilidad que aporta un estado mental equilibrado deben pasar a ser prioridades en las políticas de bienestar de las organizaciones.

Cada vez es más importante desarrollar una estrategia integral que conecte todas las dimensiones del bienestar del empleado: emocional, física, social y financiera»

De hecho, según la Benefits Trends Survey 2019 de Willis Towers Watson, entre las empresas españolas solo un 29% no consideran la salud mental dentro de su enfoque para abordar el bienestar de los empleados. Un 48% ya lo tiene muy en cuenta y para el restante 24% se trata de un objetivo emergente. Además, una de cada cuatro empresas quiere añadir o mejorar programas que aborden el estrés y la resiliencia durante este nuevo año, mientras más de la mitad de ellas tiene programas para gestionar los riesgos presentes en el estilo de vida de los empleados.

Sin embargo, las organizaciones que han desarrollado programas específicos de salud mental y abuso de sustancias son una minoría (más de un 70% no lo tiene en cuenta). Algo similar sucede con la presencia de programas específicos para mejorar la salud del sueño y para controlar y minimizar el impacto de las enfermedades crónicas.
 

La salud mental y una estrategia de bienestar integral

A nivel mundial, hoy por hoy el estrés es el primer factor de riesgo relacionado con el estilo de vida. Casi una de cada tres personas asegura haber sufrido estrés agudo, ansiedad o depresión durante los últimos dos años. Por eso, más de la mitad de las empresas han introducido iniciativas para reducir el estrés o tienen previsto hacerlo en el futuro cercano.

Los programas de bienestar siguen ganando peso dentro de las políticas de atracción y retención de talento de las empresas. Frente acciones aisladas, cada vez es más importante desarrollar una estrategia integral que conecte todas las dimensiones del bienestar del empleado: emocional, física, social y financiera.

Los programas de salud mental y emocional de las empresas ayudan a avanzar hacia el estado ideal del bienestar. Para ello, las organizaciones disponen de diferentes soluciones como los programas de asistencia al empleado (EAP, por sus siglas en inglés), la evaluación de riesgos psicosociales en el ambiente de trabajo o en las rutinas del empleado, los programas específicos de gestión del estrés o las soluciones para mejorar la calidad del sueño y del descanso. Herramientas para mejorar la productividad, atraer y retener al mejor talento y contribuir a la mejora general del bienestar emocional.
 

SUSCRÍBETE

 

Comparte

Dejar una opinión