Lupa
Button toggle Button toggle
Inicio Flecha a la derecha Categorías ... Flecha a la derecha ... Flecha a la derecha La importancia del bienestar social para canalizar ... Comunicar los...
Botón de scroll

La importancia del bienestar social para canalizar los esfuerzos de la estrategia de wellbeing

Rectangules
1 de septiembre de 2020

NUESTROS EXPERTOS:

Tiempo de lectura
3 minutos

Edición editorial:

Juan F.Samaniego

El bienestar social se está descubriendo como el gran catalizador del wellbeing físico, emocional y financiero

De los cuatro pilares del wellbeing, uno podría ser más importante que el resto a la hora de impulsar el bienestar general de los empleados. Cada vez está más claro que las relaciones sociales son clave para mejorar el estado físico, financiero y emocional de los trabajadores. Y es que el bienestar social es fundamental para motivar y ayudar a los empleados a participar en el resto de programas de la estrategia de wellbeing.

A medida que cambia la concepción del bienestar en la empresa, pasando de las acciones concretas a una estrategia más amplia que tenga un impacto integral en las personas, el wellbeing social ha pasado de ser el gran olvidado a convertirse en catalizador del resto de programas. Los datos de la última Global Benefits Attitudes Survey de Willis Towers Watson prueban que la conexión entre bienestar social y bienestar físico, emocional y financiero es directa.

El bienestar social, piedra angular del wellbeing

El wellbeing social tiene una relación bidireccional con el resto de pilares de la estrategia de bienestar, una relación que es especialmente fuerte con los programas de bienestar físico. Según los datos de la encuesta, los empleados con peor salud física son menos propensos a participar en actividades sociales en la empresa, mientras los que mejores relaciones sociales tienen dentro de la organización son más sanos y están más comprometidos con el trabajo.

De hecho, las personas con mayor bienestar social suelen hacer ejercicio de forma habitual y participar con más asiduidad en las actividades físicas organizadas dentro de la empresa, lo cual revierte también en su integración, en su salud mental y en su bienestar emocional.

Apostar por programas que refuercen las relaciones sociales dentro de la empresa es una manera de reforzar una cultura corporativa integradora y participativa.

Además, los empleados que tienen peores relaciones sociales dentro de la compañía suelen ser más reacios a buscar apoyo entre sus compañeros o a acudir a su manager en busca de ayuda. Este factor también hace que la relación del wellbeing social con el bienestar financiero, aunque no es tan directa, sea sólida. Los empleados con una red social más saludable en la empresa son más propensos a pedir asistencia financiera en momentos de dificultad.

Como consecuencia, para la empresa, apostar por programas que refuercen las relaciones sociales dentro de la empresa es una manera de reforzar una cultura corporativa integradora y participativa y una herramienta para impulsar la participación de los empleados en el resto de acciones dirigidas a mejorar el wellbeing físico, emocional y financiero.

La dignidad personal en el centro de la organización

La autoestima y el respeto y el amor propio están directamente relacionados con el bienestar de cada empleado, su productividad y su aporte a la organización. El wellbeing social vuelve a jugar un papel importante a la hora de mejorar la consideración que cada empleado tiene de sí mismo y de su rol en la compañía. La dignidad de las personas debe convertirse en un asunto central en la organización.

La dignidad personal en el trabajo se construye en varios frentes: a través del respeto a la diversidad y la integración, a través de la identificación de los empleados con los valores de la empresa (lo cual refuerza su conexión con el equipo y con el trabajo que desempeñan) y a través del reconocimiento del trabajo de cada persona por parte de la empresa mediante una política de salarios y beneficios adecuada.

Los empleados con más autoestima están más comprometidos, tienen menos estrés emocional y financiero y su salud física es mejor.

El wellbeing social pasa por cuidar y reforzar la dignidad de las personas

Según los resultados de la Global Benefits Attitudes Survey de Willis Towers Watson, el valor de la dignidad no varía demasiado entre grupos. Es decir, existen posibilidades de mejorar la dignidad de las personas con casi todos los colectivos de trabajadores. Además, cada componente de la dignidad personal tiene un impacto directo en el bienestar de las personas. Los empleados con más autoestima están más comprometidos, tienen menos estrés emocional y financiero y su salud física es mejor.

El wellbeing social pasa por cuidar y reforzar la dignidad de las personas y construir estrategias para acabar con prácticas que la menoscaban en el trabajo, como el abuso de poder, el acoso o la discriminación. La capacitación de los líderes, la mejora de la comunicación y la rendición de cuentas son claves para convertir la cultura corporativa en una cultura de la dignidad, una cultura que haga sentirse a cada empleado respetado y conectado con los demás y con la compañía.

Por si te lo perdiste:

Contacta con nosotros y conoce cómo podemos ayudarte a desarrollar una estrategia de bienestar integral para tus empleados.

Suscríbete a nuestra newsletter «RISKS 360º» para recibir las últimas novedades sobre riesgos financieros, profesionales y corporativos o ciberriesgos.

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tranquil@, tu dirección de email no se publicará

Edición editorial: Juan F.Samaniego

Quizás te interese

Previous Next